Detonan en medio del mar una bomba alemana de la Segunda Guerra Mundial de casi una tonelada

El navío «Londres» se hundía hace 350 años al partirse en dos en el estuario del río Támesis, cerca del muelle de Southend, en Essex, al sur de Inglaterra. Unos especialistas de la Inglaterra Histórica (organismo dedicado a preservar edificios históricos y monumentos antiguos) estaban realizando una expedición arqueológica entre los restos de este buque de guerra del siglo XVII, cuando se encontraron una bomba.

El artefacto explosivo resultó ser un GC, una de las piezas de artillería más grandes utilizadas por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. La bomba contenía una carga principal de 697 kg de hexamita, equivalente a 767 kg de TNT, y pesaba 987 kg. en total.

«La bomba, que se tiró probablemente para volar uno de los muelles del Támesis, estaba en muy buenas condiciones dada su antigüedad», ha señalado el teniente Ben Brown, al frente de la operación que ha llevado a cabo la Marina Real Británica para trasladar el artefacto lejos del estuario.

Debido a la complejidad de la tarea y las difíciles condiciones climáticas, los expertos en desactivación de explosivos han tardado seis días en cumplir la misión, que consistió en quitar cuidadosamente el artefacto del naufragio y remolcarlo durante poco más de ocho kilómetros en medio del mar para hacerlo explotar de forma segura.

«No se puede subestimar la complejidad de esta operación. Una de las municiones alemanas más grandes de la Segunda Guerra en medio del estuario del Támesis presenta una de las condiciones de buceo más desafiantes con las que hemos trabajado nunca», ha afirmado el teniente Ben Brown.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!