Detenidos cuatro familiares de un joven asesinado por intentar linchar al acusado del crimen

Cuatro familiares del joven «Maikel» asesinado a hachazos el año pasado en Castellón han sido detenidos por la Guardia Civil por intentar linchar a un acusado del crimen en el juicio, que se celebraba a puerta cerrada por seguridad. El juez les ha retirado el permiso para seguir la vista oral después de estos altercados, según el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

Tanto el padre y la viuda como otros dos familiares de la víctima, Miguel Navarro Fernández, han sido arrestados por delitos de desórdenes públicos, desobediencia y atentado a la autoridad. El juicio ha quedado suspendido durante un rato hasta que se ha restablecido el orden, según fuentes jurídicas.

La decisión de retirarles los permisos, tomada por el magistrado que preside el tribunal del jurado encargado del caso, se produce como consecuencia de los incidentes registrados este martes, cuando el padre de la víctima y la viuda, que tenían autorización del tribunal para estar en la sala, han tratado de agredir al acusado.

Según el TSJCV, ese momento ha sido aprovechado por otros familiares que esperaban en el pasillo para irrumpir en la sala de vistas, burlando el dispositivo especial de seguridad que había habilitado la Guardia Civil tras ser informada de los riesgos. En consecuencia, el juez ha ordenado el arresto de los cuatro familiares de la víctima por su participación en los hechos.

Por este crimen ya fueron juzgados y condenados dos menores. El pasado mes de julio, la Audiencia -a petición del fiscal y de la defensa del acusado- acordó celebrar el juicio a puerta cerrada por razones de seguridad para evitar que se repitieran los incidentes que se produjeron durante el juicio a los dos menores, si bien autorizó la presencia en la sala de vistas de los padres del acusado y de la víctima, autorización que ahora ha sido revocada.

Además de los incidentes de este martes, en la primera sesión del juicio celebrada este pasado lunes, en la puerta de la sala donde se celebra la vista, personas del entorno de la víctima increparon con gritos a familiares del acusado.

Piden 22 años de prisión

El fiscal solicita para el acusado 22 años de prisión por un delito de asesinato, así como una multa de 1.200 euros por un delito leve de hurto. Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, el acusado se concertó con dos menores -ya juzgados en otro procedimiento- para matar al joven en casa de uno de ellos por una deuda que supuestamente la víctima le reclamaba a un menor.

El 6 de enero de 2017 se citaron en el domicilio y, tras consumir alcohol y drogas, se dirigieron al garaje, donde se instó al fallecido a que buscara objetos que pudiera vender para saldar la deuda. Cuando la víctima se puso de espaldas para buscar los objetos, el acusado cogió un hacha de pequeñas dimensiones y le propinó varios hachazos, agresión en la que también participaron los menores hasta que falleció.

El joven recibió un total de 12 hachazos. Una vez hubo fallecido, el acusado, junto a los menores, registraron el cadáver y se repartieron sus pertenencias.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!