Denunciadas quince personas por recoger media tonelada de rebollones en Villalengua

La Guardia Civil ha denunciado a quince personas por haber recogido rebollones en un monte del término municipal de Villalengua (Zaragoza) que está acotado y en el que no se pueden recolectar setas sin haber obtenido una autorización previa. Los rebollones intervenidos a esos quince denunciados suman casi media tonelada.

Las denuncias fueron interpuestas a lo largo de varios días, entre el 13 y el 21 de noviembre. Fue en el marco de un dispositivo de vigilancia desplegado en esta zona por agentes del Seprona con base en el cuartel de la Guardia Civil de Calatayud. El dispositivo se estableció para controlar la recolección de setas en el interior de la zona de montes de Villalengua que está acotada para esta actividad.

Fruto de este operativo, entre los días 13 y 21 de noviembre, la Guardia Civil procedió a la identificación de varias personas que se encontraban en dicho acotado recolectando níscalos, careciendo de la correspondiente autorización para ello. Los rebollones se encontraban distribuidos en numerosas cajas de madera ya dispuestas en el interior de furgonetas. En total se intervinieron 481 kg de rebollones que posteriormente fueron entregados al titular del aprovechamiento del acotado.

Por estos hechos los agentes interpusieron 15 de denuncias por infracciones a la Ley que regula la recolección de setas silvestres en Aragón, siendo una de ellas por realizar actos que dificultan la labor inspectora de la Guardia Civil y dos a la Ley de seguridad Ciudadana por realizar comentarios despectivos a los Agentes e incitar a otros infractores y acompañantes contra los efectivos.

La Guardia Civil ha recomendado que, antes de salir al monte a recolectar setas, se sepa si el lugar al que se prevé acudir es una zona acotada que requiere de un permiso previo para ello. Además se recuerda que, en Aragón, la recogida de setas para autoconsumo y sin ánimo de lucro, permite recolectar únicamente 3 kilos por persona y día, y que ésta debe hacerse con los utensilios adecuados, tales como una cesta o embase similar que permita caer la espora a la seta facilitando de esta manera la perpetuación de la especie, así como que no deben utilizarse rastrillos, azadas u objetos similares que alteren la capa vegetal del terreno.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!