Delgado se resiste a dimitir tras dar cuatro versiones

No s√≥lo se conoc√≠an sino que la relaci√≥n que manten√≠an era de tal confianza que no hab√≠a l√≠mites a la hora de abordar tanto asuntos de la Audiencia Nacional como otros de √≠ndole personal. Los encuentros entre la ministra Dolores Delgado -y su compa√Īero de andanzas y amigo, el exjuez Baltasar Garz√≥n- con el c√≠rculo policial pseudomafioso liderado por el excomisario Jos√© Villarejo ha puesto contra las cuerdas a la titular de Justicia, que ser√° reprobada previsiblemente hoy y sobre la que ya se reclama la dimisi√≥n.

A la ilegalidad que supondr√≠a su mediaci√≥n con Villarejo en un proceso de extradici√≥n, si se llega a demostrar, se suma que haya mentido al negar su relaci√≥n con miembros del entramado parapolicial con el que compart√≠a comidas y confidencias. El Ministerio de Justicia difundi√≥ ayer la cuarta versi√≥n de Delgado sobre su trato con el comisario jubilado, que se encuentra encarcelado por su trama de coacciones. Delgado admite ahora que coincidi√≥ con Villarejo ¬ęen tres ocasiones¬Ľ en encuentros en los que participaron ¬ęotros mandos policiales y cargos judiciales¬Ľ.

En el comunicado, la ministra se presenta como una v√≠ctima del comisario jubilado y anuncia que comparecer√° en el Congreso de los Diputados por petici√≥n propia. ¬ęSu estrategia procesal es atacar al Estado y sus instituciones¬Ľ, manifiesta la titular de Justicia, que recuerda que el excomisario primero ¬ęcarg√≥ contra la Jefatura del Estado¬Ľ con las grabaciones de Corinna que afectaron al Rey Juan Carlos. Villarejo, ahora repudiado por todos, lider√≥ las ¬ęcloacas del Estado¬Ľ desde sus cargos policiales, en los que se mantuvo con Gobiernos del PP y PSOE.

Todos le llaman ¬ęLola¬Ľ

Esta explicaci√≥n es la cuarta versi√≥n que difunde Delgado sobre sus v√≠nculos con Villarejo, una secuencia que comenz√≥ con una negaci√≥n de cualquier relaci√≥n. La versi√≥n de ayer se precipit√≥ despu√©s de que el portal Moncloa.com publicara un audio de una comida que Delgado y Garz√≥n compartieron con Villarejo y otros mandos policiales en 2009, entre ellos el tambi√©n investigado Enrique Garc√≠a Casta√Īo, ¬ęel Gordo¬Ľ. La charla, que incluye bromas de mal gusto, desprende familiaridad entre todos los comensales, que se refieren a ella como ¬ęLola¬Ľ.

En la comida, la ministra manifest√≥ que Espa√Īa estaba transmitiendo una imagen de ¬ępa√≠s bananero¬Ľ y ¬ęde co√Īa¬Ľ, por la gesti√≥n del secuestro del pesquero Alakrana.

La semana pasada, Delgado cambi√≥ hasta tres veces su versi√≥n solo en 48 horas. Este af√°n por explicar a la opini√≥n p√ļblica los hechos le llev√≥ a relegar a un puesto de asesor a su director de comunicaci√≥n. Todo comenz√≥ el lunes pasado, cuando trascendi√≥ que Delgado aparec√≠a en una de las anotaciones de Villarejo en la causa que investiga el juez de la Audiencia Nacional, Diego De Egea. En aquella informaci√≥n se sosten√≠a que la titular de Justicia habr√≠a mediado con el expolic√≠a en la extradici√≥n de un empresario espa√Īol reclamado por Guatemala. A las 8.47 de la ma√Īana llegaba la primera reacci√≥n. ¬ęEl Ministerio de Justicia debe puntualizar: la actual ministra de Justicia no intervino, cuando ejerc√≠a como fiscal de la Audiencia Nacional, en tr√°mite alguno del proceso de extradici√≥n al que se hace referencia en dicha informaci√≥n. La actual ministra de Justicia, mientras ejerci√≥ como fiscal de la Audiencia Nacional, ni concert√≥ ni mantuvo cita alguna con el comisario citado, con el que nunca ha tenido relaci√≥n de ning√ļn tipo¬Ľ.

Tres horas despu√©s, a la llegada al Centro de Estudios Judiciales, matizaba: ¬ęNo he tenido ninguna relaci√≥n profesional con ning√ļn asunto que haya llevado el excomisario Villarejo en la Audiencia Nacional mientras yo he desempe√Īado all√≠ mi trabajo como fiscal¬Ľ. Al d√≠a siguiente, y ante una nueva informaci√≥n que vuelve a involucrarla en la extradici√≥n, el Ministerio de Justicia difunde una aclaraci√≥n pasada la una de la tarde. ¬ęDolores Delgado no ha tenido ning√ļn tipo de relaci√≥n personal, profesional, oficial o no oficial con Jos√© Villarejo m√°s all√° de haber coincidido con √©l en compa√Ī√≠a de otras personas en alg√ļn evento¬Ľ. Ah√≠ ya reconoc√≠a los encuentros.

Por esta crisis, PP y Ciudadanos han recriminado las ¬ęmentiras¬Ľ de Delgado, sin valorar el fondo del asunto, que reconocen que es turbio. La reprobaci√≥n en el Senado se motiv√≥ por el cambio de criterio en la defensa de Llarena en B√©lgica, pero ahora se ¬ęa√Īade¬Ľ la gesti√≥n de su relaci√≥n con Villarejo. ¬ęEl Gobierno se cae a trozos¬Ľ, manifest√≥ ayer Pablo Casado. El cerco se estrecha sobre una ministra marcada desde el asunto del juez Llarena.

Pese a los informes de la Abogac√≠a del Estado que aconsejaban la personaci√≥n de Espa√Īa en la demanda interpuesta por Puigdemont contra el magistrado Pablo Llarena, Delgado opt√≥ por establecer una l√≠nea divisoria entre los intereses de Espa√Īa y las declaraciones ¬ęprivadas¬Ľ del juez, obviando que la ofensiva de los independentistas respond√≠a a la campa√Īa de desprestigio del Estado espa√Īol fuera de nuestras fronteras. El esfuerzo de algunos ministros por reconducir la situaci√≥n y el comunicado conjunto de jueces y fiscales denunciando la actuaci√≥n del Ministerio provocaron el cambio de tim√≥n en la Moncloa, algo que Pedro S√°nchez calific√≥ hace unos d√≠as de ¬ęreflexi√≥n¬Ľ, pero que era una rectificaci√≥n en toda regla. A partir de ese momento, la ministra ha estado especialmente irascible y susceptible con todo aquel que no est√° dentro de su c√≠rculo de confianza, relacionado en gran parte con el entorno del juez Garz√≥n.

Quien conoce a la ministra sabe que est√° completamente superada por los acontecimientos y que en su interior tiene que lamentar el d√≠a que sali√≥ de la Audiencia Nacional para ser parte del Gobierno, de esas ¬ęaguas fr√≠as y profundas donde se encuentran los tesoros¬Ľ, como le dijo su amigo el exfiscal jefe de Catalu√Īa, Jos√© Mar√≠a Mena, cuando se enter√≥ de su nombramiento.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!