Delfina Pignatiello: los objetivos en los Juegos Panamericanos y la mirada hacia Tokio 2020

Delfina Pignatiello, nadadora Fuente: LA NACION РCr̩dito: Santiago Filipuzzi

Un diamante en bruto para el deporte argentino. Su palmarés va en aumento. Entre otros logros, Delfina Pignatiello fue sexta en los 800 metros libre del Mundial de piscina corta de 2016; logró una gran exposición cuando resultó bicampeona mundial juvenil en 800 y 1500 libres; después, el año pasado, fue doble medallista de plata en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018; y es la dueña de los récords sudamericano en 800 y 1500. Ahora será una de las candidatas en Lima 2019 para imponerse en las distancias largas.

El talento de Delfina no tiene techo y hace un mes y medio, en la etapa de Canet del Circuito Mare Nostrum, no sólo sorprendió por su producción, sino porque logró ganar… con los auriculares puestos. “Ultimamente vivo muy colgada. Ese día estaba muy en la mía y llevaba tiempo sin estar tan concentrada en un torneo. Me olvidé de sacármelos, y como estaban apagados nunca me di cuenta. Después creí que estaban rotos, pero funcionaban”, detalla risueñamente.

-¿En qué pensás en plena competencia?

-Trato de repetir los pases que voy haciendo en la entrada en calor, o intento contar las brazadas. También voy puliendo el estilo o miro de reojo a las rivales. Y a veces me hablo: ‘Dale, no estás cansada, dale que queda poco, dale que vos podés’.

Calu tenía 12 años cuando decidió tomarse muy en serio la natación, la disciplina que enseña la profe Paula, su mamá. El agua es su hábitat. “Ahora que no voy al colegio mis horarios cambiaron un poco y es todo más normal. Arranco a las 7 de la mañana y el segundo turno de prácticas es a las 3 de la tarde. Pero sigo entrenando diez turnos semanales”, cuenta.

Desde hace algunas semanas, Pignatiello ya no es entrenada por Juan Carlos Martín, con quién logró sus grandes rendimientos. Actualmente trabaja con Gustavo Roldán, jefe técnico del equipo de natación argentino. “Me ayudó mucho y me enseñó a formarme como nadadora y como persona”, escribió del Gallego Martín en las redes sociales.

Pignatiello se considera autoexigente y confiesa que le gusta superarse día a día. Siente que siempre tiene un plus, algo extra que pueda marcar la diferencia. No tiene un referente, pero valora el material argentino. “No admiro a alguien puntual. Sigo mucho a los deportistas de mi país, la Argentina tiene mucho potencial. Lamentablemente no se nos mira tanto como a los futbolistas. Si la televisión mostrara más al resto de las disciplinas, la gente podría ver que hay muy buena calidad de atletas”, asegura.

Delfina Pignatiello, nadadora Fuente: LA NACION РCr̩dito: Santiago Filipuzzi

-¿Qué deportes observás?

-Honestamente, no miro mucho. En la Argentina siempre se habla de fútbol, y no me interesa. Fuera de la natación me gusta mucho la gimnasia artística, porque es un deporte que practiqué cuando era chica.

-¿Con qué objetivos llegás a los Panamericanos?

-La expectativa pasa por disfrutar porque voy a estar representando a la bandera argentina. Quiero aprender cosas nuevas. Lo más parecido que vi a una Villa Olímpica fue en Buenos Aires 2018, pero esto va a ser diferente porque me voy a cruzar con las selecciones mayores de un montón de países, y habrá muchos cracks de la natación.

-¿Qué recuerdos te dejaron los Juegos de la Juventud?

-Realmente salió todo muy bien. Fueron lindos momentos, asistió muchísima gente y lo de las entradas gratuitas fue un acierto. Creo que resultó un conjunto de cosas que mostraron lo capaces que somos los argentinos.

“Alas”, dice uno de sus tatuajes, en honor a su abuela fallecida el año pasado. El otro es un avioncito de papel. Más adelante habrá tiempo para un tercero, con forma de anillos olímpicos. Ya tiene su boleto asegurado a Japón. “Tokio 2020 es mi motivación de todos los días. Es algo con lo que soñé desde muy chica”.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!