Del Potro. Se baj√≥ de Acapulco por lesi√≥n: “Tengo que ser fuerte para pelear contra esto”

Del Potro y su despedida de Delray Beach Crédito: Marco Perretta / Phemon

“S√≠, s√≠, a Acapulco no voy a ir. Depend√≠a mucho de c√≥mo estuviera ac√°, y la verdad es que cada partido que avanzaba en Delray Beach significaba tener menos posibilidades de estar en Acapulco. Pero tambi√©n me da mucha ilusi√≥n poder jugar en Indian Wells y hacerlo mejor de lo que lo hice ac√°”.

La derrota con el estadounidense Mackenzie McDonald (84¬į del mundo, 23 a√Īos) por 6-4, 3-6 y 7-6 (7-5), tras 2h18m, estaba fresca, con la consecuente eliminaci√≥n en los cuartos de final del ATP 250 de Delray Beach, ese torneo que tan buenas sensaciones le trajo a Juan Mart√≠n del Potro en su carrera, victoria en 2011 incluida. Los dolores de la rodilla derecha, en lo que fue su regreso al circuito tras 4 meses de inactividad por una fractura de r√≥tula, fueron notorios. Escasa movilidad, sobre todo al desplazarse hacia la derecha; nula reacci√≥n para arrancar ante los drops y poca exigencia cuando los tiros del rival sal√≠an del radio de sus brazos. Es decir, un transitar la cancha sin excesos.

Del Potro, 4¬į del ranking mundial y m√°ximo preclasificado del torneo, dud√≥ en si seguir o retirarse despu√©s de vencer al gigante Reilly Opelka en los octavos de final. Decidi√≥ presentarse en cuartos despu√©s de la entrada en calor, aunque su semblante no transmit√≠a tranquilidad, sino preocupaci√≥n. Jug√≥ m√°s de dos horas y mostr√≥ actitud: no se entreg√≥ mansamente tras perder el set inicial. No le alcanz√≥ para avanzar, aunque dif√≠cilmente se hubiese presentado en las semifinales: el f√≠sico ya no le daba para una nueva exigencia.

Por eso, tras la eliminaci√≥n, inmediatamente surgi√≥ el interrogante: ¬Ņse presentar√° la semana pr√≥xima en el ATP 500 de Acapulco, donde debe defender el t√≠tulo? Todo indicaba que vendr√≠a un descanso y as√≠ ser√°, tal como lo confirm√≥ el propio Del Potro. Son semanas muy importantes para el tandilense, porque no solo estaba el certamen sobre la costa mexicana en el horizonte: luego vendr√° el Masters 1000 de Indian Wells, donde tambi√©n se impuso en 2018, con victoria sobre Roger Federer en la final. Sin dudas, darse de baja en ambas competencias afectar√≠a ostensiblemente su ranking, pero Del Potro, con 30 a√Īos, se ha caracterizado por cuidar su f√≠sico luego de los largos parates que ha tenido en su carrera. Con cuatro pasos por el quir√≥fano por sus maltrechas mu√Īecas (tres de ellas, en la izquierda, la m√°s problem√°tica).

El vendaje con el que jugó ante McDonald Crédito: Captura de TV

No tengo m√°s ganas de estar en casa mirando torneos por la tele porque hice eso en el pasado y me hizo mal. Pero en estas condiciones no es posible

Juan Martín del Potro

¬ŅQu√© dijo luego de la derrota con McDonald? “Los m√©dicos dijeron que si quiero estar al ciento por ciento, necesitamos tiempo. Pero la verdad es que no tengo m√°s ganas de estar en casa mirando torneos por la tele porque hice eso en el pasado y me hizo mal. Pero en estas condiciones no es posible, no es f√°cil jugar en el mejor nivel. Por eso, tengo que decidir bien lo que har√© en las pr√≥ximas semanas, lo que sea mejor para mi, y tengo que ser lo suficientemente fuerte para pelear contra esto”, apunt√≥ el tandilense.

Sobre sus sensaciones dentro de la cancha, Del Potro fue claro: “Creo que lo que vimos en estos partidos fue un poco lo normal. A medida de que fueran pasando los partidos el cuerpo me iba a empezar a transmitir mensajes, producto del parate que tengo encima y de c√≥mo es mi situaci√≥n hoy. Ten√≠a ganas de hacer el esfuerzo. Lo sufr√≠ bastante, porque no me encontraba con esa potencia que habitualmente tengo, pero era consciente de que es mi realidad hoy en d√≠a. Dif√≠cilmente siga jugando o poniendo toda mi buena energ√≠a no encontr√°ndome en mi mejor estado. Tal vez, despu√©s de este test que tuve, tenga que encarar por otro lado”.

Conceptos que avalan lo que se presum√≠a: descanso, recuperaci√≥n y evaluaci√≥n de c√≥mo responde el cuerpo. En 2016, en lo que ser√≠a su √ļltimo gran regreso y que marc√≥ la conquista de la medalla plateada en los Juegos Ol√≠mpicos de R√≠o y luego la obtenci√≥n de la Copa Davis, Del Potro tambi√©n volvi√≥ en Delray Beach y lleg√≥ a las semifinales (cay√≥ con Sam Querrey), pero tom√≥ el certamen para ir adquiriendo f√≠sico. Entrenamientos en partidos oficiales ser√≠a la ecuaci√≥n. Tres a√Īos despu√©s, la situaci√≥n no cambi√≥ demasiado: solo perdi√≥ una rueda antes. Aunque s√≠ es cierto que la rodilla le pas√≥ factura r√°pidamente.

El momento para parar no es bueno por la necesidad de defender puntos. Pero es ineludible si se advierte lo que le cost√≥ cada partido, el esfuerzo que le demand√≥ moverse y todo lo que tiene por delante en 2019. As√≠ como en 2018 marc√≥ un gran arranque de temporada, con t√≠tulos incluidos, doce meses despu√©s el panorama le ofrece otra perspectiva en la b√ļsqueda de recuperar su mejor estado y tenis. Nadie conoce su cuerpo mejor que Del Potro.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!