Declaran inimputable a una mujer que mató a sus tres hijas para que «no sufrieran al hacerse mayores»

ABC

El 21 de marzo de 2016, los cuerpos de tres niñas de tres, seis y siete años fueron encontrados sin vida en el interior de una vivienda de la ciudad de Morelia, México.

Martha Teresita Chávez, madre de las víctimas, fue detenida como principal sospechosa de la muerte violenta de las menores, hecho que reconocía poco después ante las autoridades.

«Las maté para que no sufrieran cuando fueran mayores», confesó. La exmaestra y dentista aseguró que quitarles la vida podría evitarles los sufrimientos que conlleva crecer y ser adulto. La tarde del 21 de marzo, Chávez las golpeó con un martillo en la cabeza y las asfixió con una bufanda, reveló el procurador de justicia de Michoacán, José Martín Godoy, en 2016

Años antes, en 2013, la mujer comenzó un tratamiento médico al serle diagnosticada una bipolaridad, lo que la llevó a dejar la docencia.

Tras tres años recluida en un centro de readaptación social, un tribunal ha considerado que el delito de la mujer es «inimputable» –que no se le puede declarar culpable aunque el hecho que haya cometido sea injusto– por «padecer un trastorno mental y de comportamiento», como explica el portal «La voz de Michoacán».

El trastorno referido es ansiedad anticipatoria, una alteración mental que se manifiesta al sufrir ataques de pánico ante la perspectiva de acontecimientos futuros.

Chávez ha sido puesta en libertad con la condición de seguir un tratamiento durante los próximos diez años y pagar al padre de sus hijas, considerado víctima indirecta por el tribunal, un total de 1.108.747 pesos (algo más de 51.000 euros).

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!