De preso de mantenimiento a visita de ¬ęvis a vis¬Ľ con su novia

Bernardo Montoya cumpli√≥ su √ļltima condena en octubre y sali√≥ de la c√°rcel de Huelva como un hombre libre. De sus 50 a√Īos, ha pasado alrededor de 22 entre rejas, pero la reinserci√≥n en su caso no ha funcionado. El viernes, cuando ya hab√≠a violado y matado a Laura Luelmo, sigui√≥ con su vida normal y esa habitualidad incluy√≥ una vuelta a su antigua casa, la prisi√≥n onubense. All√≠ mantuvo un ¬ęvis a vis¬Ľ, una comunicaci√≥n √≠ntima con la novia que tiene dentro, seg√ļn confirmaron fuentes penitenciarias, que hab√≠a solicitado ella.

La Guardia Civil, que no quiere dejar ni un punto sin escudri√Īar, conocedora de esa visita, tambi√©n se present√≥ en la c√°rcel. Pidi√≥ las grabaciones de las c√°maras de vigilancia en las que se ve c√≥mo Montoya llega al centro penitenciario y aparca su Alfa Romeo (el mismo en el que traslad√≥ a Laura Luelmo) justo al lado de un contenedor de basura. Dado que ya en ese momento estaba controlado por los investigadores como sospechoso, quer√≠an comprobar si ese contenedor hab√≠a sido el lugar elegido para deshacerse de objetos de la v√≠ctima.

Tras revisar las grabaciones, los investigadores verificaron que no se le ve√≠a arrojando nada a la basura, seg√ļn fuentes del caso.

En sus entradas y salidas de prisi√≥n desde 1994 (la primera vez que ingres√≥ por lesiones a Cecilia, la anciana a la que un a√Īo despu√©s mat√≥ con un machete) ha estado recluido en distintos m√≥dulos. El √ļltimo no era un m√≥dulo de los llamados de respeto, los mejores, pero tampoco era un m√≥dulo conflictivo. Igual que no lo era, al menos en los √ļltimos a√Īos, el preso Montoya. En su expediente constan algunas sanciones pero ya canceladas, adem√°s del quebrantamiento de condena de 2009 en un permiso penitenciario.

¬ęSuena obsceno ahora a la vista de lo que ha sucedido, pero se portaba bien en el tiempo que estuvo en mi m√≥dulo¬Ľ, explica un funcionario de prisiones. De hecho, en la c√°rcel de Huelva ten√≠a ¬ędestino¬Ľ, en concreto en labores de mantenimiento. Solo los internos con buen comportamiento y sin sanciones optan a un destino. Ni dos meses le va a durar la libertad. Como casi siempre.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!