«De momento no me ha llamado ni Rivera ni Casado»

I. J.

Apartada del foco mediático en los últimos meses, Silvia Clemente ha roto su silencio este jueves. No vuelve a la política. Por ahora. «En este momento no me llamado ninguno de los dos», en alusión a los líderes de PP, Pablo Casado, y Ciudadanos, Albert Rivera, los partidos con los que ha estado en el último año. Pero no cierra la puerta. Se deja querer. La política es un «veneno» que engancha y a quien durante más de dos decenios estuvo en la primera fila como consejera de diversas carteras y presidenta de las Cortes de Castilla y León lo tiene inoculado muy dentro.

De hecho, ante la pregunta en la entrevista que concendio a la Cadena Ser, no descartó ir en alguna lista. Eso sí, todavía la segoviana no ha encontrado hueco para regresar a la política.

Lo que sí está más claro es que la ruptura con el PP parece definitiva y el acercamiento a la formación naranja prosigue. «Voy a votar a Ciudadanos. Creo que su proyecto», ha afirmado Clemente, sin pelos en la lengua a la hora de cargar contra quiens fueron sus compañeros de partido. Ha justificado su marcha en que «llevaba mucho tiempo teniendo muchas dificultades» en las filas populares, incluso con «extorisiones» de los suyos, «ataques contra mí» en su etapa ya de presidenta de las Cortes. Eran «insoportables», con «estorsiones» y llegando a «difamarme en lo personal» en una especie de «moobin político». «Todo mentira», ha aseverado Clemente, quien lamentó que sus quejas incluso a la dirección narional cayeran en saco roto.

«Mañueco falto a su palabra y sus compromisos conmigo al día siguiente de ser elegido presidente», ha denunciado Clemente sobre el dirigente regional del PP.

Y visto que sus quejas no prosperaron, comenzó el acercamiento a Ciudadanos. Primero con una conversación con Rivera en noviembre, pero con la vista puesta más a largo plazo en futuras «coalicioens» tras las autonómicas de mayo. Pero ya en diciembre se volvieron a ver y el líder de Cs le hizo la «propuesta» de presentarse a las primarias, aunque no fue hasta febrero cuando comunicó su marcha del PP.

«Acepté la propuesta porque me parecía bueno para Castilla y León. Me parecía que abríamos ventana de aire fresco. Me pareció ilusionante», ha justificado Clemente, quien han negado ser trásfuga, porque dejó su escaño y ha ensalzado que se «sentía fuerte» para poder ganar ese proceso.

Ha negado su vinculación con el pucherazo que finalmente le apeó de ser la candidata de Cs a la Presidencia de la Junta. .

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!