De los lectores: cartas & mails

Marca Flor de Ceibo

Los que vivimos el primer gobierno de Per√≥n recordamos que tuvo las arcas del Banco Central llenas de lingotes de oro, que dilapid√≥ demag√≥gicamente con el argumento de la justicia social, en lugar de desarrollar las econom√≠as provinciales, lo cual gener√≥ una alta inflaci√≥n. Surgi√≥ entonces la idea de crear productos m√°s baratos de segundas marcas con el nombre Flor de Ceibo. Estos productos eran malas copias y de menor calidad que las originales, y finalmente el p√ļblico dej√≥ de comprarlas. Hasta las frutas, que se vend√≠an por docenas, comenzaron a venderse por kilo. Ante tanta inflaci√≥n, Per√≥n estren√≥ la cultura del d√≥lar. Fue cuando durante una arenga en Plaza de Mayo le pregunt√≥ a sus seguidores: “¬ŅQui√©n ha visto un d√≥lar?” Esto es para hacerles recordar (no s√© si es olvido o bien prefieren no acordarse) a la expresidenta Cristina Fern√°ndez (quien hace poco se preguntaba sobre las marcas Pindonga y Cuchuflito) y al profesor Alberto Fern√°ndez -adem√°s de a otros miembros del PJ y sus adl√°teres- que ya el mismo Per√≥n hace ocho d√©cadas les gan√≥ de mano registrando la marca Flor de Ceibo e iniciando la cultura del d√≥lar.

Albert Einstein dijo una vez: “Hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana. Del universo no estoy seguro”. Yo agrego que no todos los argentinos de buena memoria somos est√ļpidos.

Juan José Varrone

juanjose1936@gmail.com

¬ŅPor qu√© callan?

En 2008 jueces, legisladores y organizaciones de DD.HH. repudiaron el fallo de la C√°mara de Casaci√≥n que dispuso la excarcelaci√≥n de imputados por delitos denominados de lesa humanidad que superaban los cinco a√Īos de detenci√≥n sin sentencia. Cristina Fern√°ndez calific√≥ ese fallo como un episodio que averg√ľenza a la Argentina y a la humanidad, y el entonces secretario de Derechos Humanos, Eduardo Duhalde, pidi√≥ el juicio pol√≠tico de esos jueces. Desde que comenzaron las causas por corrupci√≥n se formulan cr√≠ticas sobre el uso abusivo de la prisi√≥n preventiva, recordando que es una medida excepcional porque se priva de libertad a quien a√ļn conserva su estado de inocencia, que reci√©n se pierde cuando la condena queda firme. Bienvenido sea que empecemos a sacar de la oscuridad adonde fueron arrojados, desde que se reabrieron las causas por los llamados delitos de lesa humanidad, los principios que sostienen todo el orden jur√≠dico. Pero les pregunto a aquellos que hoy se rasgan las vestiduras: ¬Ņpor qu√© siguen callando y nada dicen respecto de aquellos que por hechos ocurridos en los a√Īos 70 padecen prisiones preventivas que llegan a los diez a√Īos? Es hora de rescatar tambi√©n del lodazal adonde fue expulsado, entre otros, el principio de igualdad ante la ley.

María Laura Olea

DNI 13.968.163

Hombres libres

Una vez m√°s, las minor√≠as autoritarias, extorsivas y de pensamiento √ļnico quieren reivindicar un pasado irrepetible para los argentinos, como la lucha armada para imponer su voluntad. Est√° en el soberano, en todos los ciudadanos, defender el derecho a ser protagonistas de nuestro destino, sin otro compromiso y condicionante que la propia conciencia. Seamos hombres libres, arquitectos de nuestros √©xitos y fracasos. Nadie tiene el derecho de restringir nuestra capacidad de vivir de acuerdo al esfuerzo propio, consolidando la cultura del trabajo. Y eso debemos afianzarlo en las urnas: nada menos que la rep√ļblica democr√°tica y federal que establece la Constituci√≥n.

Vicente Palumbo

DNI 8.347.679

Homeopatía

En el artículo publicado recientemente sobre pseudociencias, la autora no aporta ninguna cita de validez cuando habla de los pacientes que abandonan el tratamiento oncológico para hacerse tratar con homeopatía. No conozco casos de esto y parece una práctica preocupante si existiera. Por el contrario, en varias partes del mundo se utiliza el tratamiento homeopático como complemento del oncológico convencional, habiendo varios trabajos publicados con resultados interesantes sobre esta asociación terapéutica. Si bien hay algunos trabajos clínicos y trabajos preclínicos en animales y cultivos de células oncológicas con resultados prometedores, estos no configuran una indicación de utilización en lugar del tratamiento convencional. Un review breve e interesante sobre el tema es el del doctor Moshe Frenkel, de la Universidad de Texas, publicado en 2015. El artículo de la doctora Alba-Ferrara dice que la asociación de la homeopatía a la terapéutica oncológica empeora el pronóstico, lo cual contradice varias experiencias sobre el tema, una con 639 pacientes (Rostock et al, 2011) realizada en Alemania y Suiza, y un trabajo distribuido de manera aleatoria y controlado realizado en 285 pacientes efectuado por el doctor M. Frass (2015) que reveló una mejoría significativa en el estado de salud global y la sensación subjetiva de bienestar en los pacientes que recibieron homeopatía con respecto a los que no la recibieron. Trabajos también recientes sugieren una sobrevida más prolongada (538 pacientes) con la adición de tratamiento homeopático (Gaertner K et al, 2014). Si bien estos resultados no pueden considerarse definitivos, la crítica del artículo impresiona más como un sesgo de confirmación que como un análisis objetivo de la evidencia.

Francisco Eizayaga

Director del Departamento de Homeopatía, Escuela de Medicina, Universidad Maimónides

franciseizayaga@gmail.com

Juegos rotos

El s√°bado 21, D√≠a de la Primavera, decidimos ir en familia a la Reserva Ecol√≥gica (Costanera Sur). Estaba cerrada, lo cual no estaba anunciado ni en diarios ni en redes. Se puede entender que habr√° sido para evitar descuidos y desmanes. De acuerdo. Nos dirigimos entonces a la plaza que est√° en diagonal. Los juegos est√°n rotos y peligrosos, con huecos por maderas faltantes, clavos salidos (mi nieto se rompi√≥ el pantal√≥n). Por favor, otras plazas y parques est√°n cuidados (por ejemplo, el Parque Centenario), no abandonemos un espacio p√ļblico hermoso.

Diana Daich

diaeidel@hotmail.com

Los textos destinados a esta secci√≥n no deben exceder las 15 l√≠neas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, tel√©fono y n√ļmero de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podr√° seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la direcci√≥n: Av. del Libertador 101, Vicente L√≥pez (B1638BEA)

En la red

Facebook

¬ŅCon o contra Greta Thunberg?

  • “A m√≠ me pareci√≥ muy actuada la exposici√≥n, aunque lo que dijo sea verdad” – N√©lida Elena Garc√≠a
  • “Al Gore dijo esto hace 20 a√Īos y todo sigue igual” – Pablo Coronel
  • “Discutir si la financia Soros o si tiene Asperger o si es marketing, es cambiar el eje de discusi√≥n para no reconocer que tiene raz√≥n” – Adalberto B. Pighin

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!