De los lectores: cartas & mails

Discurso falaz

“Sorry, con la comida hoy estamos igual que en Venezuela”, dijo la se√Īora expresidenta Cristina Fern√°ndez de Kirchner. A modo ilustrativo, quisiera recordarle que en la gesti√≥n de su difunto consorte y en los dos per√≠odos consecutivos de su gobierno se perdieron doce millones de cabezas de ganado, los tambos cerraban y enviaban sus vacas al Mercado de Liniers, y no estuvimos tan lejos de comer pan de mijo, como en los 50, por falta de trigo, todo ello so pretexto de abaratar la mesa de los argentinos. Por lo tanto, su discurso es falaz. Sorry.

Pedro C. Matteucci

matteuccipedro@gmail.com

Precisiones

Cristina Kirchner ha declarado: “ Sorry, con la comida estamos igual que Venezuela”. No domino las estad√≠sticas alimentarias de la Argentina, pero puedo suministrarle alguna informaci√≥n sobre Venezuela. Seg√ļn C√°ritas, el 23% de los ni√Īos menores de cinco a√Īos sufren desnutrici√≥n; la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida revela que 90% de las familias no pueden comprar suficientes alimentos a diario y que, en promedio, el venezolano perdi√≥ 11 kilos de peso en solo un a√Īo. Tambi√©n revela que el 61,2% de los venezolanos se acuestan con hambre. En marzo de 2018, el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU, David Beasley, calific√≥ de “catastr√≥fica” la crisis alimentaria de Venezuela. Seg√ļn el Centro de Documentaci√≥n y An√°lisis Social de la Federaci√≥n Venezolana de Maestros, para adquirir la canasta alimentaria, una familia de cinco miembros necesita 63,8 salarios m√≠nimos, de 40.000 bol√≠vares. En zonas vulnerables del pa√≠s, seg√ļn C√°ritas, el 53% busca alimentos en contenedores de basura. De acuerdo con la encuestadora Delphos, cinco de cada diez ciudadanos comen menos de tres veces al d√≠a y 10% comen solo una vez al d√≠a. En la ra√≠z de esta desgracia alimentaria est√°n las expropiaciones y el asedio de los reg√≠menes de Ch√°vez y Maduro a agricultores, ganaderos y procesadores privados y a las empresas suplidoras de semillas e insumos agr√≠colas. De manera concomitante, el favorecimiento de la importaci√≥n de alimentos ha sido fuente obscena de corrupci√≥n, como la denunciada por el Departamento del Tesoro norteamericano, por la importaci√≥n de bolsas de comida, que involucra a la propia familia presidencial.

Espero, se√Īora Kirchner, que estas sucintas estad√≠sticas le sean √ļtiles para a√Īadirle alguna precisi√≥n a su comparaci√≥n sobre “la comida” entre nuestros dos pa√≠ses.

Ram√≥n Pe√Īa

Pasaporte venezolano N¬į 130.259.460

Inverosímil

Se mueven entre la tilinguer√≠a del Cuchuflito, la Pindonga y “con la comida estamos igual que Venezuela”, entre los exabruptos de An√≠bal y c√≠a. y el ejercicio violento de la patota “vamo a volver”, en este caso agrediendo al periodista Otero en la apertura de una sede de Juntos por el Cambio: “¬°Si te queremos pegar, te pegamos!”. ¬ŅHasta cu√°ndo hay que soportarlo? Es inveros√≠mil que una agrupaci√≥n pol√≠tica que anida tales conductas siga teniendo semejante intenci√≥n de voto.

Alberto F. Díaz

DNI 10.492.915

Comunión en San Luis

Muchas veces escuch√© decir que San Luis era otro pa√≠s. En las vacaciones de invierno fui a Merlo y comprob√© que efectivamente lo es, aunque m√°s no sea en materia religiosa. Grandes fueron mi sorpresa y mi confusi√≥n cuando, al ir a misa a la parroquia Nuestra Se√Īora del Rosario, el sacerdote me neg√≥ la comuni√≥n al pretender recibirla en mis manos. Me pidi√≥, algo nervioso, que abriera la boca para recibirla, “como se debe comulgar en San Luis”. Por supuesto que lo hice, porque lo importante es lo importante. Y no iba a ponerme en la fila de la comuni√≥n a explicarle lo que seguro ya sabe: en agosto de 1996 (¬°el siglo pasado!), la Conferencia Episcopal resolvi√≥ permitir que cada fiel, en uso de su libertad de conciencia, pueda elegir c√≥mo comulgar en la Argentina. Es muy interesante releer los argumentos que el periodista Mariano de Vedia describ√≠a en LA NACION del 12/8/1996 sobre esta decisi√≥n. No vamos a repetirlos aqu√≠. Pero son importantes para entender que detr√°s de lo que parecer√≠a un tecnicismo solo relevante para iniciados se esconden dos miradas muy distintas de la Iglesia y del lugar que los fieles laicos tienen en ella y en el mundo. Conf√≠o en que m√°s temprano que tarde volver√° la plena comuni√≥n eclesial a la Argentina y en que Achiras y Punilla dejar√°n de ser ciudades de frontera.

Daniel Martini

DNI 17.137.308

Incongruencia

Los guerrilleros muertos en el periodo de Isabel Per√≥n han sido premiados (y sus familiares indemnizados) con un lugar en el Parque de la Memoria. Como contracara, los soldados y conscriptos muertos en enfrentamientos por defender los objetivos que deb√≠an custodiar no recibieron nada, ni siquiera una medalla por haber perdido la vida en cumplimiento del deber. Se√Īores del Gobierno y la Justicia: ¬Ņc√≥mo le explico a mis nietos esta incongruencia? Est√°n a tiempo de corregir tama√Īo error.

Ricardo Olaviaga

olaviaga8@hotmail.com

Veredas

Salvo alg√ļn negador compulsivo, desde la d√©cada del 70 y en estos cuatro √ļltimos a√Īos, la Argentina no experimentaba un plan semejante de obras p√ļblicas. La ciudad de Buenos Aires, y en especial por la continuidad de su gobierno, fue y es la de mayor visibilidad: viaductos, ferroductos, sistemas de evacuaci√≥n pluvial y cloacal, colegios, plazas y subtes, entre otras obras, son una muestra objetiva de esta realidad. El hecho de hacer conlleva naturalmente sus errores. Pero quiero detenerme en un aspecto de estas obras: las veredas. Para ellas se destinan baldosas de muy buena calidad y empresas que en la mayor√≠a de los casos son competentes. Sin embargo, m√°s del 80% de estos trabajos terminan rozando con la chapuza. Para que una vereda quede perfectamente nivelada, hay que comenzar por nivelar los cordones, que por efecto de los a√Īos est√°n absolutamente fuera de nivel, hundidos, rotos, mal rebajados en las cocheras o levantados por la acci√≥n de las ra√≠ces de los √°rboles de la ciudad. De esta forma, lo que se empieza bien suele terminarse mal.

Vicente Lema

archilema@gmail.com

En la red

Facebook

Duras críticas de venezolanos en la Argentina a la comparación de Cristina Kirchner

  • “¬°Preguntales a los venezolanos que emigraron a la Argentina! Consiguen trabajo ni bien llegan, comen muy bien y felices de estar aqu√≠” – Silvia Llorens
  • “¬ŅC√≥mo? ¬ŅNo era que en Venezuela era todo maravilloso? ¬ŅEn qu√© quedamos?” – Adriana In√©s Aloisi

Los textos destinados a esta secci√≥n no deben exceder las 15 l√≠neas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, tel√©fono y n√ļmero de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podr√° seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la direcci√≥n: Av. Del Libertador 101, Vicente L√≥pez (B1638BEA)

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!