De la √©tica y de la verg√ľenza

Para desdicha de la deteriorada imagen de nuestra tierra, este viernes han iniciado su andadura dos nuevas comisiones de investigaci√≥n en Les Corts. Nadie habr√° dudado que el motivo de investigaci√≥n es la ‚Äúpresunta‚ÄĚ falta de √©tica en la financiaci√≥n de algunos partidos pol√≠ticos. Por un lado se volver√° a investigar al siempre protagonista PP y por otro a los nuevos invitados, PSPV y Comprom√≠s.

Durante muchos a√Īos algunos pol√≠ticos valencianos han pensado que el dinero p√ļblico era infinito y se reproduc√≠a por generaci√≥n espont√°nea, como las moscas en la carne putrefacta. Nunca se plantearon que, quiz√°s, a miles de familias les costaba llegar a fin de mes porque estaban llenando esa caja p√ļblica que ellos derrochaban sin rubor ni remordimiento.

El hartazgo con los casos de corrupci√≥n se mezcla con la fatiga y la frustraci√≥n, porque la lentitud de la justicia y el aparente escaso inter√©s pol√≠tico en atajar este grave problema hacen que la sensaci√≥n mayoritaria sea que los presuntos y las presuntas sinverg√ľenzas tienen impunidad. No nos extra√Īemos si la noticia del inicio de estas comisiones de investigaci√≥n no despierta apenas inter√©s entre nuestros amigos o vecinos.

No gozan de gran reputaci√≥n este tipo de comisiones y con raz√≥n. Pocos resultados y demasiados circos medi√°ticos las envuelven. Payasadas y egos incontrolados que buscan el protagonismo personal y el titular period√≠stico han apartado el verdadero objetivo para el que se constituyeron estas comisiones. Pol√≠ticos depurando responsabilidades a otros pol√≠ticos no es un argumento cre√≠ble, por desgracia, para la ciudadan√≠a. Pero no debe de ser motivo para abandonarlas sino un est√≠mulo para mejorarlas y hacerlas √ļtiles.

Imagen del hemiciclo de las Cortes Valencianas – ABC

Los órganos de control y prevención contra la corrupción está claro que no funcionan como deberían y la consecuencia de esto es que los valencianos tienen la percepción de que existe una corrupción sistémica en nuestra política, por lo que tenemos que doblar, triplicar o cuadriplicar los esfuerzos para hacerlos mucho más eficaces.

Las comisiones de investigaci√≥n parlamentarias no meter√°n a nadie en la c√°rcel ni nos devolver√°n el dinero que pudieron robar o despilfarrar, pero s√≠ deben de conseguir devolvernos la verg√ľenza. Estoy cansado de ver c√≥mo la transparencia, la rendici√≥n de cuentas y la lucha contra la corrupci√≥n se usan simplemente como bonitos adornos electorales cuando hace a√Īos que deber√≠an de ser una realidad. Ya est√° bien de que la vieja pol√≠tica mire para otro lado cuando hablamos de corrupci√≥n.

Toni SubielaToni Subiela

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!