De Barcelona 92 hasta Tokio 2020

Para qu√© enga√Īarse, a Jes√ļs √Āngel Garc√≠a Bragado la noche se le hizo ¬ęmuy larga¬Ľ. Tanto, que acab√≥ cuando ya amanec√≠a en Doha. Con esas primeras luces del d√≠a el espa√Īol abandonaba por fin la zona de atletas del circuito de Corniche, en el paseo mar√≠timo de la capital catar√≠. Atr√°s dejaba cuatro horas y once minutos de una carrera que comenz√≥ poco antes de la medianoche, otra hora larga en el hospital de campa√Īa situado en la meta y un buen rato bajo las estrellas esperando a retener el l√≠quido necesario, ya sin v√≥mitos de por medio, para poder pasar el control antidopaje. Toda esa odisea para dar una vuelta de tuerca m√°s a una trayectoria legendaria en los 50 kil√≥metros marcha: finalista con 49 a√Īos en su decimotercer Mundial y con el cartel de seleccionable, bien por ranking o a trav√©s de la m√≠nima ol√≠mpica, para participar en sus octavos Juegos, los de Tokio 2020, ya camino de los 51. No hay un caso igual al suyo en todo el planeta, que nadie se moleste en buscarlo.

¬ęHa sido muy duro¬Ľ, reconoci√≥ a los medios desplazados a Doha tras descansar lo justo porque ¬ęel cansancio apenas te permite dormir¬Ľ. ¬ęLo que hemos pasado aqu√≠ no es comparable a ninguna otra competici√≥n¬Ľ, insist√≠a, avalando la opini√≥n de otros atletas que se han quejado con amargura de las condiciones extremas de calor y humedad que se han encontrado en las pruebas fuera del Khalifa Stadium.

En Doha, Bragado ha ejercido un doble papel como corredor y como entrenador de Julia Takacs, octava en la prueba femenina. A su pupila le recomend√≥ salir despacio hasta encontrar el momento justo de elevar el ritmo. √Čl llev√≥ la misma estrategia. Pas√≥ por el ecuador de la prueba muy lejos de los puestos principales, pero poco a poco fue ¬ęrecogiendo cad√°veres¬Ľ hasta acabar tambi√©n octavo: ¬ęHubo un momento en que vi que iba remontando y me hice la ilusi√≥n de luchar por las medallas. Al final me he encontrado bien y, de hecho, me he desdoblado del ganador (el japon√©s Yusuke Suzuki)¬Ľ. ¬ęFlip√© cuando pregunt√© c√≥mo hab√≠a quedado y me dijeron que octavo¬Ľ, re√≠a Takacs en la meta. ¬ęNo hay quien le pare. Ya est√° bien, con 50 a√Īos…¬Ľ.

Bragado debut√≥ en la alta competici√≥n en 1992, con una d√©cima plaza en los Juegos de Barcelona. Un a√Īo m√°s tarde lograba el oro mundial en Stuttgart. Ten√≠a 24 a√Īos y estaba soltero. Hoy tiene dos hijas mayores de edad. Entre medias ha sumado otras tres medallas de plata en campeonatos del mundo (Atenas 97, Edmonton 2001 y Berl√≠n 2009) y dos diplomas ol√≠mpicos fruto de su participaci√≥n ininterrumpida en todos los juegos desde 1992. 27 a√Īos dando guerra sobre el asfalto.

Bragado se cri√≥ en la madrile√Īa calle de los Hermanos Garc√≠a Noblejas, hoy rebautizada como Instituci√≥n Libre de Ense√Īanza, en el distrito de San Blas, pero lleva media vida viviendo en Catalu√Īa. Primero en L√©rida, ahora en San Adri√°n del Bes√≥s. En esta localidad comenz√≥ una carrera pol√≠tica que le ha llevado a ser concejal del PP en las √ļltimas dos legislaturas. Sin embargo, en las pasadas elecciones de mayo su partido se qued√≥ sin representaci√≥n. ¬ęCuando se cierra una puerta, se abre otra¬Ľ, confes√≥ entonces, pensando ya en la total disponibilidad que tendr√≠a para preparar este Mundial. Tiempo habr√° de sobra tambi√©n para preparar la cita de Tokio donde, salvo nuevo giro de gui√≥n inesperado, pondr√° fin a una carrera sin parang√≥n, ejemplo de longevidad en el deporte.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!