Cs rechaza un pacto global con el PP para todo el ciclo electoral

Ciudadanos rechaza que su apuesta por pactar con el PP en Andalucía sea extrapolable al conjunto de España tras las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo. Es decir: para los de Albert Rivera los populares no deben convertirse de forma automática en socio preferente para cualquier pacto. Ayer, el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, destacaba que «cada convocatoria electoral tiene su contexto» y que en el caso andaluz existe «un clamor» en favor del cambio tras 36 años del PSOE en el poder.

Pero en el resto de citas electorales eso no tiene que repetirse de forma natural. Con figuras del PSOE como Emiliano García-Page, Javier Lambán o Guillermo Fernández Vara no existiría ningún problema en Ciudadanos a pactar con ellos si los números dan. Y tampoco a desalojarlos si la suma es con el PP. Uno de los criterios que regirá en esas decisiones de Ciudadanos será la apuesta por el cambio de Gobierno, lo que facilitaría un acuerdo con el PSOE por ejemplo en la Comunidad de Madrid o Castilla y León. Para que esto se produzca es imprescindible también que la suma entre PSOE y Podemos no alcance la mayoría. Del mismo modo, un acuerdo en la Comunidad Valenciana con el PSPV es más complejo. Y mucho más la otrora contemplada y negociada posibilidad de un acuerdo entre Pedro Sánchez y Albert Rivera en unas generales. Esta estrategia de Cs, que busca con ello distanciarse también de Vox, se enmarca en su deseo de penetrar en la bolsa de votantes más moderados del PSOE. Y aunque esto rompe con la idea de un bloque uniforme PP-Cs que puede arrebatar a los populares espacios de poder en toda España, en cierta forma Pablo Casado alentaba ayer esa ambición de Cs por llegar a ese espacio de votantes.

Pablo Casado: «Esos votantes socialistas defraudados con Sánchez estarían encantados de votar a Cs»

El líder del PP, Pablo Casado, restó importancia a la caída del PP anunciada por la encuesta de GAD3 para ABC que le sitúa en 89 escaños, y aplaudió la posibilidad de conformar «una mayoría alternativa», junto a Cs y a Vox, al Gobierno «radical» de Pedro Sánchez apoyado por los independentistas. No obstante, Casado «empujó» a Rivera hacia el espacio de centroizquierda porque cree que puede atraer a votantes socialistas que estarían «encantados» de apoyarles, como sucedió en Andalucía. De esa manera, señaló que el PP y Cs alcanzarían la mayoría absoluta «sin bisagra»; es decir, sin necesitar a Vox.

En un desayuno organizado por el Club Siglo XXI, admitió el «desgaste» del PP por la crisis económica, la situación en Cataluña y los casos de corrupción, pero avisó de que su formación «siempre gana a las encuestas» y de que la ve capacitada para liderar la «refundación» del centroderecha.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!