Cruce de denuncias por la muerte de una perra callejera a disparos de la Guardia Urbana

La muerte de Sota, una perra que vivía en la calle en Barcelona, a manos de un agente de la Guardia Urbana sigue generando controversia. Este jueves, casi diez después del controvertido caso, animalistas y sindicatos policiales avanzaron que pondrán denuncias por la actuación policial y por los ataques sufridos a raíz del suceso, respectivamente. Todo ello mientras la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, volvió a exigir «prudencia» a la ciudadanía.

Si hace unos días el partido PACMA ya anunció que llevaría el caso a los tribunales, este jueves fue la entidad animalista Nova Eucària la que dio el paso. Su equipo jurídico presentó una denuncia en el Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona contra el agente que disparó mortalmente a Sota. Desde la entidad aseguran que cuentan con pruebas que corroboran que en la actuación del agente hubo omisión de auxilio, abuso de poder, uso de arma de fuego fuera de lo estipulado por ley y uso indebido y desproporcionado del arma.

Paralelamente, el sindicato de funcionarios CSI-F avanzó que está recopilando información para presentar otra denuncia, en este caso por injurias, insultos, vejaciones y amenazas de muerte que la Urbana está recibiendo tanto por teléfono como en redes sociales. Su sección sindical en el Ayuntamiento exigió ayer a Colau a sumarse a la denuncia que presentarán ante la Fiscalía de odio y discriminación.

Con todo, la alcaldesa pidió «prudencia» a la ciudadanía ya que «han corrido rumores que han resultado ser falsos por las redes sociales, y esto ha encendido los ánimos». Paralelamente, la Guardia Urbana de Barcelona ha defendido la profesionalidad que demuestran sus agentes “en los miles de servicios e intervenciones” que realizan diariamente y ha rechazado cualquier tipo de violencia animal. El Ayuntamiento no ha recibido todavía ningún testigo directo ni imagen previa a los hechos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!