Costos laborales: de dónde salen, para qué sirven y a quiénes benefician

Escuchamos por doquier y desde los distintos sectores empresarios, pol√≠ticos, sindicalistas, etc., que el costo laboral en Argentina es muy alto. Un informe de la Organizaci√≥n para la Cooperaci√≥n y el desarrollo Econ√≥mico se√Īala que nuestro pa√≠s tiene el costo m√°s alto de la regi√≥n. Pero lo ir√≥nico es que todos esos sectores que se√Īalan el problema son parte del mismo y no tienen la m√≠nima intenci√≥n en mejorarlo.

El sector empresario se queja por los altos costos, pero no hace nada para combatir el trabajo en negro. Las Cámaras empresarias se transforman muchas veces en hermosas reuniones sociales, o un lugar donde todos miran para otro lado y donde rige el código del silencio. Nadie se anima a ejercer acciones conjuntas para combatir a la competencia desleal, ni fijar políticas de autodenuncias dentro del marco de las mismas para combatir el trabajo en negro.

Vemos que el sector político sabe y coincide en términos generales con estas estadísticas y las reconoce como un problema para el desarrollo, pero se antepone a) el afán recaudatorio del cortoplacismo a una alternativa superadora; b) como es más complejo salir a combatir el trabajo en negro y hacer que los que no pagan paguen algo, prefieren cobrarle mucho a los pocos que no tienen otra alternativa que pagar todo en blanco.

Y en la Argentina el sindicalismo brilla con luz propia cuando hablamos de criticar los problemas pero ser parte esencial de los mismos. Los sueldos no alcanzan, pero los hoteles nunca dejan de hacerse. Podemos discutir si es una funci√≥n del sindicalismo construir y mantener hoteles, sostener casinos, construir y mantener clubes para los afiliados, etc. etc. ¬ŅPero a que costo?

Seguramente no en un país en donde existe un 40% de informalidad y donde los gremios miran para otro lado. Seguramente no en un país en donde hay un 10 % de desocupación y otro tanto de subocupación o desocupación encubierta. Seguramente no en un país donde hay un 33% de pobres.

Ese dinero en un país como la Argentina tiene que ir al bolsillo de la gente, no a un tercero para que le administre su plata. El costo que implica solventar los gastos de los sindicatos es enorme.

Los costos encubiertos que paga el empleador y nunca llegan al trabajador, o que llegan desdibujados y con varios ceros menos, son alt√≠simos. La Constituci√≥n Nacional, que es la ley de leyes, dice que nadie puede ser obligado a afiliarse a un sindicato. Si yo quiero pertenecer, pago una cuota, y sino, no puedo ser obligado. Ahora bien: la ley nacional de jerarqu√≠a inferior que regula la vida de los sindicatos, dice que sin perjuicio de ello, si entre el Sindicato y las C√°maras empresarias se ponen de acuerdo (generalmente cuando est√°n pactando los salarios del trabajador), pueden obligar al trabajador con plata del trabajador a aportar un porcentaje muy similar al de la cuota sindical, con dos diferencias: a) no la llaman cuota sindical, sino cuota “solidaria”; b) este trabajador ni siquiera tiene los beneficios que tienen los afiliados. Es tan burdo como eso.

Y nos parece imprudente en √©ste momento tambi√©n generar una discusi√≥n en torno de las obras sociales sindicales, ya que dentro de todo el esquema montado desde una estructura que algunos se animan a calificar muy duramente, las obras sociales sindicales hoy cubren un aspecto importante de la vida del trabajador, m√°s all√° de quienes la administran. La pregunta es: con toda la plata que termina en las obras sociales sindicales, ¬Ņno se podr√≠a construir como en otros lugares del mundo una sistema de obra social para todos mucho mejor que el que existe?

Si tomáramos los puntos que se dispersan para conceptos que se sabe dónde van pero no donde llegan, si limitáramos la administración de fondos a lo que la ley determina y controláramos esa distribución, si restringiésemos los montos a repartir a lo que cada institución tiene que generar de acuerdo con el objeto de su creación, si controlásemos que todos paguen lo que tienen que pagar, estaríamos pensando en cosas distintas que el trabajo en negro y la desocupación. O al menos, pensaríamos menos y menos seguido en esas cosas.

Socio de Adrogué, Marqués, Zabala & Asoc.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *