¬ęCorr√≠amos con zapatillas de tela por pistas de ceniza¬Ľ

¬ęEs nuestro vecino campe√≥n¬Ľ, sonr√≠e una vecina que le promete pasarse despu√©s a tomar un caf√©. Jes√ļs Hurtado es la estrella del barrio. A sus 90 a√Īos atesora toda una vida de medallas, trofeos y zapatillas de correr que lo han llevado a viajar por medio mundo y a coleccionar diplomas de todos los pa√≠ses y en todas las distancias. Es el primer ganador de la San Silvestre vallecana, en 1964, y tambi√©n la segunda, y de muchas otras carreras. ¬ęTendr√© unos 800 premios. Y regal√© muchos¬Ľ. Ya no los recuerda todos, aunque una de las habitaciones de la casa sea un aut√©ntico museo de historia del deporte, de la pol√≠tica y de la propia sociedad espa√Īola.

¬ęViv√≠ en Tetu√°n, calle Bellver, 15, con cinco hermanos y mi madre. Mi padre muri√≥ joven. Pasamos mucha hambre y mucha miseria. No ten√≠amos nada. Me iba corriendo por la ma√Īana a trabajar en la imprenta y por las noches a entrenar. Las pas√© negras. Pero despu√©s comenc√© a hacer marcas. Cuando en la mili dijeron qui√©n quer√≠a correr levant√© yo la mano. Ten√≠a 20 a√Īos. Qued√© el quinto de 500 participantes. Y ah√≠ empez√≥ todo. Aburrirme, en absoluto. Me encantaba correr. Dej√© las zapatillas a los 84. Me operaron de las caderas porque de tanto correr se desgastaron y ahora con el cambio de tiempo, buff. Son 90 a√Īos y esos s√≠ que no me los puedo quitar¬Ľ, se r√≠e mientras pasea la mirada a ese trocito de historia del deporte espa√Īol que comenz√≥ en las calles de Vallecas. ¬ęSabugueiro, el que se la invent√≥, me dijo: Hurtadillo, vamos a hacer una carrera, y yo le dije “cojonudo”. Le dije que esa carrera llegar√≠a lejos, y mira, m√°s de 40.000 corredores este a√Īo. Me dieron una botella, dos chorizos y no s√© qu√© m√°s. No hab√≠a dinero. Ni de nada. Yo corr√≠a todo lo que hab√≠a para correr: 3.000, 5.000, 10.000, campo a trav√©s. Todo. Menos marat√≥n. Con un bocadillo de anchoas y a la calle. De entrenador hac√≠a yo. Y luego Jos√© Molins, de Sabadell, que me ayud√≥ a triunfar. Buena gente, muy buena gente¬Ľ.

Eran los inicios del atletismo y de sus protagonistas, ¬ęunos pobres desgraciados¬Ľ en pantal√≥n corto y zapatillas de tela. ¬ęLa San Silvestre la corr√≠ con unas zapatillas con puntera de goma que costaban quince pesetas o algo as√≠. Luego llegaron las de clavos, que me duraban un mes y medio de lo que corr√≠a y que costaban 90 pesetas. Ten√≠a dos pares. Y gracias. Y porque me las pagaban, y eso que nos dec√≠an que no las gast√°ramos mucho. Entrenaba por pistas de ceniza. Que enseguida se hac√≠an unos agujeros que para qu√©. Y cuando llov√≠a, madre m√≠a, te pon√≠as perdido¬Ľ, relata con todas sus zancadas inmortalizadas en metal a su alrededor. Incluso sirve de l√°mpara la antorcha que llev√≥ en los Juegos Ol√≠mpicos de M√©xico 68. Fue el reconocimiento a su esfuerzo por intentar clasificarse. Su marca lleg√≥ tarde y no pudo participar.

Jes√ļs Hurtado
Jes√ļs Hurtado – √ďscar del Pozo

Tambi√©n, colgada en esa pared forrada de historia, una raqueta que le regal√≥ Manolo Santana, con quien comparti√≥ alg√ļn entrenamiento. Porque Hurtado corri√≥ dos a√Īos con el Atl√©tico de Madrid, pero fue el Real Madrid quien le ofreci√≥ un sueldo, ¬ętreinta duritos, era el √ļnico que cobraba de la familia¬Ľ, para convertirse en ¬ęprofesional¬Ľ. ¬ęFui el mejor de Madrid, de Castilla y de Espa√Īa. Y m√°s de cuarenta veces internacional. Corr√≠ cinco veces la Copa Internacional. Dos veces corr√≠ en Brasil. En Cuba ten√≠a una habitaci√≥n de hotel con mi nombre, no ten√≠a que pagar nada. Y Franco (muestra la foto), que me vio ganar unas cuantas veces, me ofreci√≥ esta casa. Le dije que la m√≠a de Tetu√°n era muy mala y dijo que me ten√≠an que dar una. Tuve que pagar 64.000 pesetas¬Ľ.

Vinculado al Real Madrid

Su vinculaci√≥n con el Real Madrid continu√≥ cuando ya las fuerzas escaseaban para el atletismo. ¬ęLe dije a don Santiago (Bernab√©u) que hab√≠a dejado el atletismo y fue √©l quien me llam√≥ para llevar la Ciudad Deportiva. Era un buen hombre, don Santiago¬Ľ. All√≠ conoci√≥ a todos los jugadores desde aquellos a√Īos sesenta hasta la actualidad. ¬ęEsta bandeja est√° grabada con las firmas de todos los jugadores [Milla, Prosinecki, Hierro]. Mira esta foto con Juanito y con Hugo S√°nchez. Y estas, con todos los presidentes del club. Con todos¬Ľ, se√Īala orgulloso.

Despu√©s de todos los premios, el mayor orgullo es su hijo, tambi√©n Jes√ļs, que sigue sus pasos en el atletismo. ¬ęSe entrena como una bestia. Dice que va a ganar esta San Silvestre en su categor√≠a. Yo ya no voy. Hay que esperar mucho y las caderas ya‚Ķ Me gustar√≠a ser hijo de Madrid, pero la alcaldesa no me ha hecho caso todav√≠a¬Ľ. Es la √ļnica carrera que le falta ganar despu√©s de haber triunfado en 90 a√Īos de zancadas incombustibles.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!