Contra Kapuscinski

No tengo nada contra Kapuscinski. Lo tengo contra la correcci√≥n pol√≠tica de una frase suya que usa Juan Vicente Herrera todos los a√Īos al entregar los Premios Coss√≠o. Una de esas frases que se saca de internet para darle peso a un discurso. Una frase como de moralina y dogma de nuestros tiempos. Aquella en la que afirma que ¬ępara ser buen periodista hay que ser buena persona¬Ľ.

El mundo est√° lleno de buenas personas con profesiones que van del periodismo a la jardiner√≠a, con sus vidas hacendosas y felizmente al d√≠a con Hacienda. Y tambi√©n de mala gente con trabajos rutinarios. Yo no quiero un escayolista que le ponga las molduras a este sal√≥n en el que escribo y me acredite para conseguir el trabajo que es un buen tipo. Por m√≠ como si se comi√≥ a su perro mientras su trabajo lo haga bien. Yo no leo a un periodista por ser buena persona, si no por ser buen periodista. Y los conozco que vender√≠an a su madre por acabar de parir el tema tras el que est√°n. Yo no leo a este o aquel escritor por la calidad humana de su vida, para eso se lee uno la vida de los Santos que es el mejor de los ant√≠dotos para adecuar los buenos sue√Īos. Que yo prefiero que el mundo est√© lleno de buenas personas, lo hace m√°s amable por las ma√Īanas. Pero esta oleada de puritanismo intelectual que nos vino y en la que nos hemos instalado nos ha tra√≠do una checa terrible, la del limbo de los justos. Ese lugar que parad√≥jicamente es el lugar m√°s injusto de todos y cada vez se encuentra m√°s saturado. All√≠ donde no paran de mandar a todos los escritores, los pintores y a fin de cuentas a todo el personal cuya vida u obra estropee el discurso dominante. Como cuando se pide censurar la pintura de Schiele o de Balthus. Eliminar la poes√≠a de Neruda de los libros escolares de literatura donde ya apenas queda poes√≠a. O como cuando se cargaron el premio Gonz√°lez-Ruano al que todos los articulistas aspiraban y a otros no nos dieron ni siquiera tiempo para presentarnos. Ruano, exiliado involuntariamente del mercado editorial porque no conviene asociarse con su nombre. ¬ęPara ser escritor hay que tener una leyenda negra. Cuando m√°s oscura mejor¬Ľ, repet√≠a.

Y me da por escribir esta columna consciente de que el viernes era el aniversario del nacimiento de César González-Ruano. César, que dejó escrita la mejor literatura en periódicos hasta la fecha, que propició la mejor literatura de otros cuando murió. Escribiendo también a sueldo para los nazis o para cualquiera que sostuviera sus caprichos entre los anticuarios del Rastro, estafando judíos en el París ocupado…

Pero a Ruano, como a cualquier escritor, no hay que leerle por su vida o conocer su biograf√≠a. Hay que leerle por el valor literario de su obra. Porque aunque √©l escribi√≥ aquello de ¬ęyo, la verdad, no pierdo ning√ļn a√Īo las ilusiones, y vosotros sab√©is, digan lo que quieran, que no soy tan malo¬Ľ a mi me da igual lo que fuera, porque C√©sar era un gran escritor.

Guillermo Garabito

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!