Condenan a un padre a seguir manteniendo a su hija de 27 a√Īos por haberla maltratado psicol√≥gicamente

Santiago Guardar

Alicia, nombre ficticio de una joven de 27 a√Īos en paro, era una estudiante mod√©lica hasta que, al finalizar el bachillerato, su brillante trayectoria acad√©mica dio un vuelco an√≥malo y, a todas luces, inesperado. De obtener resultados excelentes y admirables en sus a√Īos de instituto pas√≥, al entrar en la universidad, a transitar por un sendero de notas mediocres, absentismo y apat√≠a. Pod√≠a deberse al desinter√©s que le produc√≠a la carrera que cursaba, pero se matricul√≥ en otra y sigui√≥ en la misma situaci√≥n. No iba a los ex√°menes, faltaba a las clases y no mostraba ning√ļn inter√©s en sus nuevos estudios. Prob√≥ con cursos de formaci√≥n, pero nada cambiaba.

Tras acudir a terapia psicol√≥gica, la profesional que le atendi√≥ comprob√≥ que su comportamiento no era deliberado, sino que ten√≠a su origen en los malos tratos psicol√≥gicos que, durante mucho tiempo, le infligi√≥ su padre, quien le pasaba una pensi√≥n mensual de 450 euros desde que se divorci√≥ de su madre. Alegando que la joven ya estaba en edad de valerse por s√≠ misma, un juzgado aprob√≥ el pasado mes de diciembre a petici√≥n del progenitor que la manutenci√≥n cediese. Sin embargo, tras recibir un informe pericial sobre el deteriorado estado psicol√≥gico de la mujer, la Audiencia Provincial de Lugo, donde resid√≠a la joven cuando sus padres se divorciaron, fall√≥ recientemente a favor de que el hombre prolongase el sustento durante otros 18 meses por ser el responsable √ļltimo de su situaci√≥n.

Los padres no están obligados a mantener la pensión de sus hijos una vez que estos ya están en edad de ser de alguna forma autosuficientes. La ley marca que, si estos no aprovechan sus estudios o no se incorporan al mercado laboral aun teniendo la oportunidad de hacerlo, los progenitores pueden pedir que la cuota mensual que les remiten se extinga paraimpedir así situaciones de aprovechamiento económico. No obstante, en algunos casos la necesidad de que se dilate está justificada por circunstancias como las que se dieron en el caso de esta joven.

¬ęCreo que queda probado que no se puede premiar de esa forma a un maltratador cuando las pruebas documentales acreditan que, si la v√≠ctima no es capaz de llevar una vida laboral ni personal normal, es realmente por las conductas que manifest√≥ hacia ella durante mucho tiempo¬Ľ, explica a ABC Dami√°n G√≥mez Gonz√°lez, el letrado que represent√≥ a Alicia en todo el proceso. Despu√©s de que, en abril de 2017, el padre presentara un recurso para reclamar el fin de la manutenci√≥n, G√≥mez aleg√≥, esgrimiendo el informe de la psic√≥loga que hab√≠a maltratado a la joven, que su estado an√≠mico y emocional estaba plenamente vinculado a los malos tratos psicol√≥gicos que el padre hab√≠a ejercido sobre ella y tambi√©n sobre su madre.

Tiranía

Seg√ļn explica G√≥mez, el hombre someti√≥ a ambas a un r√©gimen de tiran√≠a en el √°mbito dom√©stico que se prolong√≥ de manera continuada durante un largo periodo de tiempo. Entre otras cosas, relata condiciones de gran crueldad, como hacerlas comer en exceso, en silencio o contra su voluntad, no permitirlas hablar por tel√©fono o escuchar m√ļsica bajo la amenaza de echarlas de casa o llamar ¬ęgorda¬Ľ a la madre hasta ¬ęhacerla vomitar¬Ľ.

Debido a todas estas situaciones vividas, la joven desarrolló, una vez formalizado el divorcio y puesto fin al calvario que soportó, una serie de traumas e inseguridades que la llevaron a descuidar sus hábitos de higiene, no tener capacidad de concentración o contar con serias dificultades a la hora de mantener relaciones sociales o sentimentales, entre otras cosas.

Por todo ello, y tras cotejar el informe de la experta con otra evaluaci√≥n psicol√≥gica llevada a cabo por los servicios jur√≠dicos, la Audiencia Provincial oblig√≥ el pasado mes de junio a que el padre siguiera pas√°ndole la pensi√≥n a su hija durante otro a√Īo y medio m√°s, revocando as√≠ una sentencia previa que eximi√≥ al hombre de hacerlo tras acoger su recurso.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!