Condenado un hombre a 4 a√Īos y medio de c√°rcel por maltratar a su pareja embarazada

El Juzgado de lo Penal n√ļmero 4 de Valladolid ha condenado a 4 a√Īos y siete meses de c√°rcel a un hombre por maltratar a su pareja, a la que zarande√≥, amenaz√≥ de muerte, insult√≥ y encerr√≥ en el ba√Īo cuando estaba embarazada de mellizos y se encontraba en el quinto mes de gestaci√≥n.

Seg√ļn fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y Le√≥n, el magistrado castiga de manera independiente el delito de lesiones y el de amenazas, y aprecia la agravante de g√©nero porque el agresor trat√≥ a la v√≠ctima ¬ęcomo a un animal¬Ľ al pretender ¬ędomesticarla¬Ľ.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de junio cuando el condenado, tras discutir con su pareja, la zarande√≥ y la insult√≥ con ¬ęcomentarios vejatorios de toda √≠ndole en una actitud amenazante¬Ľ. Incluso, lleg√≥ a aplastar la cabeza de la mujer contra una almohada y, presion√°ndola con una zapatilla, le dijo que iba a domesticarla.

El hombre es condenado por un delito de lesiones y otro de amenazas. En ambos casos, se aprecia la circunstancia agravante de reincidencia porque ya había sido condenado en dos ocasiones: una por maltratar a una pareja anterior y otra por amenazar a sus padres, informa Ical.

Mantuvo a la mujer encerrada en el ba√Īo

Adem√°s, el magistrado expone en su sentencia que le considera autor de un delito de coacciones por el tiempo que mantuvo a la mujer encerrada en el ba√Īo, priv√°ndola de su derecho a la libre deambulaci√≥n ¬ęy someti√©ndola a un encierro agobiante¬Ľ.

Respecto del delito de coacciones, el titular del Juzgado de lo Penal 4 aprecia la agravante de g√©nero, que considera compatible con la de parentesco porque ¬ęqueda claro que el acusado estima que es superior sobre la mujer cuando (‚Ķ) le dice que la iba a domesticar¬Ľ. La sentencia considera que ¬ęsi el var√≥n quiere domesticar a ‚Äėsu‚Äô mujer es porque la est√° tratando como un animal o moderar su aspereza pero en todo caso comporta un desprecio a la mujer sobre el var√≥n (que domina)¬Ľ.

El magistrado aplica de esta forma la jurisprudencia m√°s reciente del Tribunal Supremo para imponer una condena m√°s severa, al castigar por separado el delito de lesiones y el de amenazas.

En concreto, seg√ļn el TSJ, se apoya una sentencia del Alto Tribunal dictada el pasado mes de enero para concluir que el delito de amenazas ¬ęno es susceptible de absorci√≥n¬Ľ por el de lesiones, sino que ¬ęse puede y se debe sancionar ambos delitos de forma independiente¬Ľ por cuanto primero se produjo la agresi√≥n y luego la amenaza grave (amenaz√≥ con pisarle la cabeza y matarla de un tiro si se llevaba a sus hijos).

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!