Condenado por pegar a su hijo por mearse en la cama

Un hombre de Lérida ha sido condenado a 56 días de trabajos para la comunidad por agredir a su hijo por hacerse pipí en la cama. Según la sentencia de la Audiencia Provincial, los hecho se produjeron en 2016 y se descubrieron cuando desde el colegio avisaron a la madre del menor de que su hijo había sido enviado a urgencias al encontrarle lesiones en la cara, orejas y nuca.

Según explica este viernes el diario «Segre», la tutora del pequeño lo recogió cuando su padre lo llevó a clase y, al quitarle el gorro y la bufanda, encontró que el menor tenía «picos de sangre» por todo el cuerpo. En un primer momento el niño dijo que se había caído, pero después explicó que su progenitor le había pegado por mearse en la cama.

Finalmente, los hechos acabaron en el jugado de lo Penal número 1 de Lérida. Allí se dictó una primera sentencia que condenaba al padre -separado de la madre del menor- a nueve meses de prisión por un delito de maltrato en el ámbito familiar y una prohibición de aproximarse a su hijo a menos de 200 metros durante cerca de dos años, así como a abonar una indemnización de 150 euros por las lesiones.

No obstante, la defensa presentó un recurso ante la Audiencia Provincial al considerar que los testigos (la madre y la tutora del colegio) incurrieron en contradicciones en el juicio oral, por lo que reclamaba su absolución o la imposición de 50 días de trabajos en beneficio de la comunidad y una orden de alejamiento de un año. Por ello, el tribunal estimó en parte el recurso interpuesto por el agresor y le condenó a 56 días de trabajos comunitarios, además de dictar una orden de alejamiento para un año, con suspensión del régimen de visitas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!