Conde urge al Gobierno a reducir los peajes de las electrointensivas

La Xunta insta al Gobierno de Pedro Sánchez a mover ficha cuanto antes para mejorar la situación de incertidumbre que viven las compañías grandes consumidoras de electricidad. A través de un documento que trasladará al Ejecutivo socialista la semana que viene, el Gobierno gallego reclamará, entre otras medidas «fundamentalmente orientadas en el corto plazo», que se aplique una rebaja de los peajes del suministro eléctrico que pagan las electrointensivas y la aplicación de subvenciones compensatorias a este tipo de empresas por la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero repercutidas en los precios de la electricidad.

La medida la adelantó ayer el conselleiro de Economía, Francisco Conde, tras mantener un encuentro con representantes de empresas de este sector, como Alcoa, Ferroatlántica, Megasa, Ence y Finsa, que según los cálculos de la Xunta suponen unos 5.000 empleos en la Comunidad. Según Conde, estas medidas podrían servir para contrarrestar el clima de «inquietud e incertidumbre» que actualmente pesa sobre el precio de la electricidad para esas firmas y contribuiría a que la multinacional Alcoa reconsidere el cierre de sus plantas de La Coruña y Avilés, que traería consigo el despido de sus 686 empleados.

El titular de Economía del Gobierno gallego subrayó que las medidas analizadas con los representantes de las empresas electrointensivas permitirían a todas las compañías españolas de estas características «competir en igualdad de condiciones que en el resto de empresas de la Unión Europea». En este sentido, el conselleiro insistió en demandar una «reacción» lo más ágil posible al Ejecutivo socialista, al que acusa de «inacción» en esta materia. «No tiene en su agenda la industria, no tiene en su agenda a las empresas electrointensivas», censuró Francisco Conde, al tiempo que demandó aplicar «de inmediato» el estatuto de estas compañías grandes consumidoras

Protestas de Alcoa

Coincidiendo con este encuentro, los trabajadores de Alcoa de las plantas de La Coruña y Avilés realizaron este miércoles una marcha reivindicativa en defensa del mantenimiento de la industria del aluminio que partió de las localidades de Castropol (Asturias) y Ribadeo y que ha confluido en el municipio asturiano de Vegadeo. El objetivo de esta nueva acción de protesta ha sido el de simbolizar la lucha conjunta de los empleados de ambas factorías por lograr el mantenimiento de sus puestos de trabajo. La manifestación se ha hecho coincidir con una jornada de huelga que precede a varias concentraciones de protesta previstas para los próximos días con el lema común de «Alcoa no se cierra». Precisamente, el presidente del comité de empresa de la factoría de Cervo celebró el elevado seguimiento de la jornada de huelga, que cifró en el cien por cien de la plantilla.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!