Concluyen las declaraciones de los testigos por la estafa en la Funeraria El Salvador

El Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid ha recibido este viernes a los últimos cuatro testigos citados dentro de la investigación de la presunta estafa en el Grupo Funerario El Salvador, por la que se habrían cambiado ataúdes por otros de menor valor.

En total han sido más de una veintena de testigos la que ha declarado durante los dos últimos meses y medio ante la titular del juzgado, todos ellos trabajadores de la empresa en activo y, en algunos casos, familiares de los Morchón, han confirmado a Efe fuentes jurídicas.

Los últimos en declarar este viernes han sido un carpintero y albañil que realizaban obras en viviendas de la familia, sin contacto con el Grupo Funerario; un empleado en las oficinas centrales de la funeraria; y dos recepcionistas, uno en el cementerio, que también desarrolla labores puntuales de incineración, y otro en el tanatorio.

Todos ellos han coincidido, al igual que otros trabajadores en anteriores declaraciones, en que desconocen las prácticas del posible cambio de ataúdes antes de la cremación realizadas entre 1995 y 2015, y que según se estiman podrían afectar a 6.000 personas.

También han expuesto la misma versión que en días pasados sobre las funciones que tenían los miembros de la familia Morchón dentro de la empresa, con la dirección y gestión de la compañía en manos de Ignacio Morchón padre, y con pocas responsabilidades en el caso de los tres hijos.

Según fuentes jurídicas, sí que han ofrecido pequeñas contradicciones en cuanto a detalles, ya que una de las testigos ha indicado esta mañana que quien retiraba el dinero no era Ignacio Morchón, como se había comentado en otras ocasiones, sino que en muchas ocasiones era su hija Laura la que realizaba esta labor.

A los testigos se les ha preguntado por las labores que desempeñan en sus diferentes puestos de trabajo, y por cuales son los protocolos de actuación, en concreto al que es recepcionista en el cementerio con tareas de incineración, el mismo puesto que había tenido Justo, el extrabajador que denunció a la empresa asegurando que se producían estas prácticas fraudulentas.

Finalizadas las declaraciones de los testigos, ahora será la jueza que lleva el caso la que marcará los pasos a seguir, e incluso lo más probable es que declare algún afectado, un hecho que según han confirmado fuentes jurídicas, ya ha llegado este ofrecimiento a algunos para la realización de estas acciones.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!