Con ironías, Cristina se defendió de las ocho nuevas imputaciones

La expresidenta fue citada hoy por tercera vez en la causa de los cuadernos; se cruzó con el juez Bonadio apenas unos segundos Fuente: LA NACION РCrédito: Silvana Colombo

“Debo reconocer que en t√©rminos cinematogr√°ficos, esta pel√≠cula merecer√≠a recibir un Oscar por su originalidad”, dijo Cristina Kirchner en los tribunales de Comodoro Py, en su presentaci√≥n ante el juez Claudio Bonadio, quien la cit√≥ a declarar por tercera vez en el marco de la causa de los cuadernos y por siete expedientes m√°s. Con un escrito contundente, cargado de acusaciones, y en medio de las especulaciones sobre una posible candidatura presidencial, Cristina respondi√≥ a cada una de las ocho imputaciones.

Sostuvo que la causa de los cuadernos es “escandalosa y bochornosa” y que forma parte de una movida judicial en su contra. Utiliz√≥ argumentos pol√≠ticos para responder a las imputaciones y se√Īal√≥ algunos aspectos jur√≠dicos. Neg√≥ todos los cargos que se le imputaron y no contest√≥ preguntas. Quienes le leyeron las imputaciones fueron los secretarios del juzgado, y con el juez se vio durante apenas unos segundos. La expresidenta y el magistrado no se tienen demasiado cari√Īo: Bonadio la convoc√≥ a declarar en la fecha de cumplea√Īos de N√©stor Kirchner.

En el escrito presentado, la exmandataria utiliz√≥ un argumento principal, del cual se desprendieron los elementos que us√≥ para responder a los dem√°s hechos: la supuesta nulidad de la causa de los cuadernos, a la cual denomina “causa de las fotocopias”.

Si bien la C√°mara Federal ya rechaz√≥ los planteos de nulidad formulados por la defensa de Cristina, ella todav√≠a apunta a que la causa carece de material probatorio y que se encuentra basada en “simples fotocopias de unos supuestos cuadernos que nunca se vieron y que finalmente dijeron que hab√≠an sido ‘quemados en la parrilla de un patio'”.

Sobre los jueces de la C√°mara que confirmaron su procesamiento como jefa de una asociaci√≥n il√≠cita y la validez de las pruebas, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, afirm√≥ que fueron “puestos a dedo” por el gobierno actual. As√≠ deslegitim√≥ el ejercicio de la Sala I de la C√°mara sobre la causa de los cuadernos.

Las ocho imputaciones

La causa de los cuadernos es considerada la causa madre de los demás expedientes por los que fue citada. En el marco de esa causa Cristina no dio nuevas explicaciones, y dijo que se remitía a sus dos indagatorias anteriores.

Otro hecho por el que Bonadio la cit√≥ es en el marco de la causa por los presuntos sobreprecios en la compra de gas natural licuado. Hace pocos d√≠as se conoci√≥ que en ese expediente, a cargo de Stornelli y Bonadio, declar√≥ como testigo Marcelo D’Alessio. Ella cuestion√≥ que la hayan citado en esta causa y dijo que los elementos considerados por el juez en su contra fueron los dichos de D’Alessio. Adem√°s dijo que la convocatoria se trata de “un caso paradigm√°tico”, porque la c√°mara revoc√≥ los procesamientos dictados por Bonadio en esa causa y consider√≥ que las pericias elaboradas por David Cohen eran falsas. “Se trata de transacciones en las que no tuve ning√ļn tipo de intervenci√≥n, ya sea directa o indirecta, y no existe un solo elemento de prueba que me vincule tan siquiera remotamente con estos hechos”, sostuvo en el escrito.

Otra de las indagatorias era en la causa por irregularidades en la asignaci√≥n de subsidios a los colectivos. Dijo que se trata de una falsa imputaci√≥n y que esa causa tiene orfandad probatoria. Tambi√©n se la indag√≥ en otro expediente desprendido del de los cuadernos, por presuntos pagos ilegales efectuados por distintos empresarios ferroviarios, con el fin de mantener sus concesiones y obtener subsidios estatales. Ella dijo que se trata de un expediente conformado por “copias de supuestas declaraciones de arrepentidos”.

Lo mismo sucedi√≥ con los dos expedientes donde se investigan pagos ilegales efectuados por empresas vinculadas a la obra p√ļblica civil y, por concesionarias viales. En ambos casos se la acusa de haber liderado una asociaci√≥n il√≠cita, y dijo que no pod√≠a defenderse porque no se precisa cu√°l fue su participaci√≥n en los hechos, y que por ende se trata de una imputaci√≥n “calumniosa” e “imaginaria”.

Cristina qued√≥ imputada en dos expedientes m√°s: uno donde se investiga si la tenencia de los documentos hist√≥ricos que fueron secuestrados en los allanamientos a su casa en El Calafate es leg√≠tima, y otro por el uso de los aviones oficiales para el traslado de diarios y muebles a Santa Cruz. En el primer caso, Cristina recus√≥ a Bonadio, y dijo: “Jam√°s tuve dolosamente en mi poder documentos ajenos o que debieran ser resguardados por alguna autoridad competente”.

En el segundo, referido al uso de aviones oficiales, dijo que ni ella ni Néstor Kirchner jamás utilizaron los bienes del Estado en su propio provecho.

En las √ļltimas semanas se conoci√≥ que su ex contador, V√≠ctor Manzanares, declar√≥ como arrepentido en la causa de los cuadernos y relat√≥ c√≥mo se mont√≥ un entramado de testaferros que, con el dinero de los Kirchner, seg√ļn confes√≥, compraron empresas y lavaron dinero. Entre la cantidad de informaci√≥n que aport√≥, Manzanares dijo que guard√≥ 20 millones de d√≥lares en la casa de la madre de N√©stor Kirchner y que Sebasti√°n Eskenazi recibi√≥ el dinero negro que fue trasladado desde Santa Cruz a Buenos Aires.

La visita de la expresidenta a los tribunales federales motiv√≥ un gran operativo de seguridad. Se bloquearon los ingresos al cuarto piso, donde se ubica el juzgado de Bonadio, y se mont√≥ un doble vallado en la calle Costa Brava, por la que ingres√≥ Cristina. Lleg√≥ acompa√Īada de su abogado defensor, Carlos Beraldi, y se fue acompa√Īada del ex embajador argentino ante el Vaticano, Eduardo Vald√©s, que la salud√≥ con un beso y un abrazo cuando ella sali√≥ del edificio.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!