«Con buen tiempo me veo capaz de batir el récord de Burka»

La San Silvestre Vallecana despide el 2018 por las calles de Madrid como es habitual cada 31 de diciembre desde hace 54 años y en esta edición lo hará con un cartel de lujo en la categoría femenina. La baja de última hora de Gelete Burka, lesionada, ha sido más que recompensada con las inscripciones de Tirunesh Dibaba y Hellen Obiri, las dos reinas africanas de la resistencia. Para la etíope, campeona olímpica de 5.000 y 10.000 metros, será su segunda presencia, tras correr y ganar en 2011. Para la keniana, la San Silvestre Vallecana supondrá un doble reto para acabar el 2018. Por primera vez en su carrera competirá en la cita madrileña y por primera vez lo hará en una distancia de 10 kilómetros: «Todos me han hablado maravillas de esta carrera y estoy muy feliz y motivada. He entrenado duro y bien durante todo el año y creo que llego en un gran momento», explica a ABC Hellen Obiri.

La atleta de Kisii llega puntual a su cita con ABC frente a la Puerta de Alcalá. Son las 17.00 horas, el sol domina el cielo de la capital de España y el mercurio señala 14 grados, motivos que hacen aún más cálida la sonrisa de Obiri: «Es genial el tiempo que hace en Madrid. En mi país esta temperatura son las más bajas que se pueden dar a lo largo de un año y este era mi gran temor, correr con frío a las ocho de la tarde. Pero las predicción es que mañana (por ayer) todo será igual y con buen tiempo me veo capacitada para ganar y para batir el récord de Burka».

30:53, el récord

El mejor tiempo data de la prueba de 2012, cuando Gelete dejó el cronómetro en 30:53. Desde entonces, nadie ha sido capaz de batir el registro, aunque cierto es que el año pasado lo tuvo en su mano Burka y un incidente con una moto lo evitó: «No quiero obsesionarme con la marca. Debo centrarme en sacar mi mejor versión, como he hecho en las pruebas de campo a través en Kenia, y olvidarme de si a mi lado está Dibaba o cualquier otra atleta. El objetivo es centrarme en mí misma y no pensar en las rivales»-

Hellen Obiri cumplió 29 años el pasado 13 de diciembre y su paso por la San Silvestre Vallecana es un salto más en una brillante carrera que ha ido desde la corta a la media distancia, y que camina ahora hacia pruebas de mayor resistencia: «Soy la cuarta de seis hermanos. Mi padre es granjero y trabajó muy duro para darnos a todos estudios y educación. Yo me formé en la escuela primaria Ikionga y después me marché a Nairobi para continuar las clases en la escuela secundaria Riruta Central. Fue allí cuando empecé a practicar el atletismo y donde de verdad comencé a desarrollarme en este deporte».

Las competiciones en el instituto fueron sus primeros pinitos, probando suerte en la velocidad y la media distancia. Carreras de 200, 400 y 800 metros, pero sin grandes resultados. Después, comenzó a servir como soldado en las Fuerzas Armadas de Kenia y ahí es donde conoció a Noah Ngeny, campeón olímpico de 1.500 en Sidney 2000: «Él cambió mi carrera. Me convenció para competir en los 1.500 y tener una mentalidad ganadora. Fui finalista en el Mundial de Daegu de 2011 y en los Juegos de Londres en 2012, y en 2013 gané el bronce en el Mundial de Moscú». Su cima en los 1.500 llegó en 2014, proclamándose campeona de África. Ahí fue cuando abandonó la media distancia y subió a los 5.000, la prueba que más gloria le ha dado.

Oro Mundial

Hellen Obiri fue subcampeona olímpica en Río, en 2016, y campeona del mundo en Londres, el pasado año: «Siempre he creído en mí. Me lo enseñaron mis padres. Sabía que arriesgaba mucho dejando el 1.500, donde ya era una atleta consolidada, pero en la vida hay que ser valiente. Y gracias a ello he podido lograr triunfos históricos que, además, han servido para ayudar a mi familia en Kenia».

Ahora, los 10.000 metros son el nuevo reto de Obiri, con la mente puesta en los Mundiales del próximo año en Doha y en los Juegos de Tokio de 2020. ¿Y el maratón? Obiri no niega que lo tiene en mente pero primero sabe que debe rendir en su nueva distancia: «En el futuro claro que me gustaría dedicarme a correr maratones, pero vamos paso a paso. Si todavía ni siquiera he competido en una carrera de 10.000 metros. Pensemos en la San Silvestre y lo demás ya vendrá».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!