Cómo salen el oficialismo y la oposición a buscar el voto de los que valoran la cultura

Aunque la cultura ni siquiera está incluida entre los temas del debate presidencial rumbo al 27 de octubre, los principales candidatos formulan los conceptos de sus políticas; en la ciudad de Buenos Aires, la posible continuidad de gestión anima a hacer anuncios, frente a una oposición que aspira a llegar al ballottage

Si la cultura nunca fue una bandera que se agitara especialmente en las campa√Īas electorales de nuestro pa√≠s, en el marco de una crisis pol√≠tica y econ√≥mica profunda como la actual lo es much√≠simo menos. Est√° a la vista: el lugar que ocupan estos temas en la agenda de los candidatos es pobre. Los presidenciables, por ejemplo, ni siquiera discutir√°n sus propuestas al respecto en los debates previos al 27 de octubre, aunque s√≠ lo har√°n sobre educaci√≥n y salud, derechos humanos, diversidad y g√©nero, ambiente y vivienda, por mencionar algunos ejes que van m√°s all√° de la coyuntura financiera, de seguridad y desarrollo social que tanto preocupa.

Sin embargo, puertas adentro, los “equipos t√©cnicos” de J untos por el Cambio y el Frente de Todos delinean (con trazo m√°s bien grueso) algunas pol√≠ticas que les permitan mostrar a una porci√≥n nada despreciable del electorado -ninguna lo es- cu√°l ser√° el devenir de los proyectos art√≠sticos conocidos y de las instituciones faro -como el Teatro Col√≥n o la Biblioteca Nacional– y qu√© nuevas medidas ser√°n prioritarias en esta √°rea si el voto popular los favorece.

Consultados por LA NACION, Mauricio Macri y Alberto Fern√°ndez, que se medir√°n en las urnas por la presidencia de la Argentina, y Horacio Rodr√≠guez Larreta y Mat√≠as Lammens, que van por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, respondieron un cuestionario sucinto y concreto sobre tres ejes que dejan ver los principales conceptos (o los m√°s “urgentes”) de las pol√≠ticas culturales que implementar√≠an en el caso de ganar las elecciones.

También fueron contactados los candidatos por la provincia de Buenos Aires. María Eugenia Vidal contestó el cuestionario con las mismas propuestas de programas que ya ha desarrollado hasta aquí el ministerio del área, que entienden fundamentalmente la cultura como herramienta de inclusión social (por ejemplo, Acercarte, Arte en Barrios o Leer Hace Bien, entre otros). En esa repuesta, más cercana al balance de la gestión que termina que a una proyección para un futuro mandato, Vidal deja un presupuesto en el área de $2.315.907.596. Al cierre de esta edición, y a pesar de la insistencia, Axel Kicillof no respondió las preguntas.

“Con el cambio de milenio, la cultura ha desempe√Īado un papel cada vez m√°s importante en las econom√≠as nacionales en tanto sector productivo. Las actividades e industrias culturales impulsan el crecimiento, contribuyen a diversificar las econom√≠as nacionales, generan ingresos y crean empleo”, se lee, en un documento sobre “Indicadores de cultura para el desarrollo”, de la Unesco. Parad√≥jicamente, ahora, cuando estas industrias creativas son uno de los sectores m√°s din√°micos de la econom√≠a global, el presupuesto destinado a los ministerios y secretar√≠as que se dedican a gestionarlas no alcanza en nuestro pa√≠s la conocida cuota m√≠nima del 1% del presupuesto que internacionalmente se maneja como vara de recomendaci√≥n para las ciudades y estados.

En la nación

“Jerarquizar la gesti√≥n cultural en el √°mbito p√ļblico no es solo un aspecto presupuestario ni pasa por transformar la Secretar√≠a en Ministerio de Cultura -medida que p√ļblicamente Fern√°ndez ya adelant√≥ que implementar√° si gana-; pasa por una comprensi√≥n integral de este nuevo tiempo, del nuevo mundo y de la nueva Argentina, con la que recuperaremos la econom√≠a y el mercado interno. A partir de all√≠ todo se enciende y la cultura va a ser protagonista”, dicen desde el Frente de Todos.

En tanto oposici√≥n, se√Īalan tambi√©n un “achique” de los fondos de Cultura durante la gesti√≥n 2015-2019: aunque en millones de pesos la disminuci√≥n no fue tal (por ejemplo, pas√≥ de casi 4500 millones a casi 5000 millones, de 2018 a 2019) el ajuste no alcanz√≥ los t√©rminos de la inflaci√≥n. Para 2020, “el presupuesto estar√° determinado en el proyecto de ley que trata el Congreso de la Naci√≥n y que a√ļn no conocemos”.

En la consulta puntual sobre las prioridades de la futura gesti√≥n es donde quedan bien marcadas las diferencias de modelo cultural. Mientras que desde el Frente de Todos resaltan como clave el apoyo del Estado a las pymes del sector, los planes de fomento para artistas y creadores y la promoci√≥n de las exportaciones de servicios culturales, desde Juntos por el Cambio subrayan la necesidad de generar medidas que promuevan la participaci√≥n del sector privado en el financiamiento de proyectos culturales. Tambi√©n, “promover un proyecto de ley para la autarqu√≠a de los elencos estables dependientes de la Secretar√≠a de Cultura de la Naci√≥n, con el fin de garantizar y mejorar su financiamiento y desarrollo federal”.

Los organismos descentralizados -el Incaa, el Teatro Cervantes, el Fondo Nacional de las Artes y la Biblioteca Nacional Mariano Moreno- son jugadores claves en la gestión nacional de Cultura. En ese sentido, LA NACION les preguntó a los candidatos por la Biblioteca, una institución faro a los ojos de cualquier gestión que, al mismo tiempo, estuvo atravesada por tensiones administrativas e intereses políticos.

Orgulloso del legado del exdirector Alberto Manguel y la tarea llevada adelante por su sucesora, Elsa Barber, en t√©rminos de actividades culturales, el equipo de Macri resalt√≥ que “se lograron mejoras que nunca antes se hab√≠an alcanzado”: adem√°s de cuestiones t√©cnicas, de programaci√≥n o bibliotecol√≥gicas, hay que se√Īalar “los procesos de licitaciones transparentes de los servicios de seguridad y limpieza, con ahorros millonarios que luego se pueden volcar a otras √°reas”. Tambi√©n destacaron que durante el gobierno de Cambiemos “sanearon” administrativamente espacios cedidos en forma irregular, como bares y cocheras, con contratos que ya desde los a√Īos del kirchnerismo hab√≠an generado pol√©mica.

Con respecto a la Biblioteca Nacional, el equipo del Frente de Todos proyecta “revitalizarla” para que sea “el lugar natural de encuentro de los escritores noveles con los consagrados, un faro para las futuras generaciones”. No dejaron de recordar que “en los √ļltimos a√Īos se despidi√≥ a cientos de trabajadores de la BN, se redujeron a la mitad sus actividades culturales y se cerr√≥ su editorial. Lamentablemente tambi√©n baj√≥ su presupuesto un 51% en t√©rminos reales”.

Si bien en la actualidad el Centro Cultural Kirchner no depende de Cultura, sino del Sistema Federal de Medios y Contenidos P√ļblicos, que encabeza Hern√°n Lombardi, se consult√≥ a los equipos t√©cnicos sobre su futuro. Del lado del oficialismo no hubo comentarios. Desde la oposici√≥n concedieron que “es un espacio muy querido”, en el que tienen grandes expectativas de concretar proyectos culturales.

En la ciudad

En las PASO, de los tres gobiernos que gestiona Cambiemos solamente el porte√Īo pudo lograr una brecha (15 puntos a favor) respecto de la segunda fuerza, representada por Mat√≠as Lammens. Esa ventaja se traduce en una proyecci√≥n de continuidad que les permite expresar m√°s anuncios que ideas sobre lo que vendr√°. Por ejemplo, en las extensas respuestas al cuestionario de LA NACION, Rodr√≠guez Larreta desglos√≥ un “plan integral de cultura” que compromete para el potencial pr√≥ximo per√≠odo al frente de la ciudad varias reaperturas (del Teatro Alvear, que lleva cinco a√Īos cerrado, a salas barriales) y da a conocer planes concretos para el Teatro Col√≥n por fuera de sus temporadas: Marta Argerich ser√° la artista central de un festival para conmemorar los 250 a√Īos del nacimiento de Beethoven, que comienza en diciembre y, a trav√©s de un acuerdo que firmaron con el Bolshoi de Mosc√ļ, la prestigiosa compa√Ī√≠a de ballet rusa regresar√≠a al pa√≠s en 2021, entre otros hechos que ya confirman.

En la vereda de enfrente, Lammens respondi√≥ al pedido de informaci√≥n con destacable puntualidad y sorpresivamente coincidi√≥ con el oficialismo en la importancia de “revitalizar” los espacios barriales de Buenos Aires, como el Cine El Plata, en Mataderos, o el Teatro Urquiza, en Parque Patricios. Sin embargo, observ√≥ que la “descentralizaci√≥n” que todos persiguen privilegia ciertas comunas.

Y as√≠ como la actual gesti√≥n se enfoc√≥ en la escena independiente y los j√≥venes, el candidato del Frente de Todos expres√≥ su inter√©s por este segmento, pero agreg√≥: “Con m√°s cultura se puede mejorar la calidad de vida de los ni√Īos y los adultos mayores, que probablemente sean los que m√°s necesitan el apoyo del Estado”. Respecto del Col√≥n, Lammens hizo dos importantes se√Īalamientos: estimular la producci√≥n propia, mantener activos a los cuerpos estables (aun cuando las obras vengan de afuera) y eliminar las actividades ajenas al terreno art√≠stico.

Eso s√≠, ni en Juntos por el Cambio ni en el Frente de Todos quieren dar nombres, nuevas designaciones o confirmar funcionarios en sus cargos en ninguno de los distritos. “No es momento de hablar de personas, sino de discutir ideas y pol√≠ticas del sector”, dicen.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!