Clima: la variable que preocupa a los productores y al Gobierno

Pablo Mercuri, del INTA Crédito: Fabián Malavolta

Por el impacto que tiene el agro en la economía, la meteorología se volvió clave

Tras campañas marcadas por inundaciones y sequías, la variable climática no solo es mirada por los productores agropecuarios, sino también por el Gobierno y hasta por el mercado, dado el impacto que tiene el sector en las cuentas nacionales. Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), adelantó cómo seguirán las condiciones climáticas para lo que resta del año y de cara a la próxima campaña. Para alegría de los presentes, Mercuri explicó que se espera que la tendencia siga como la actual, que está dejando una campaña récord.

El especialista aclaró que, para determinar lo que ocurrirá con el clima, el principal dato viene de los océanos, en particular si habrá un fenómeno del Niño -temperatura de las aguas más calientes de lo normal- o de la Niña -más frías de lo normal-. “Hemos transcurrido una campaña con Niño leve. Los Niños, cuando no son extremos, son buenos, porque benefician la alta disponibilidad de agua”, explicó, y confirmó que, a diciembre, hay un 50% de probabilidades de que se mantenga “una situación de Niño leve”. Y agregó: “La peor noticia que se puede dar es una Niña, pero ninguno de los modelos internacionales indica que eso vaya a suceder”.

A los productores les recomendó prestar especial atención al almacenamiento del agua en el suelo. “Es tan importante ver el horizonte como ver dónde estamos parados”, definió, y explicó que en las perspectivas trimestrales se ven lluvias en niveles normales o levemente por encima de los niveles de normalidad.

Con respecto al clima de corto plazo, dijo que la meteorología avanzó muchísimo para determinar qué sucederá dentro de cinco o diez días. En este sentido, aclaró que se espera que el invierno continúe con un promedio de temperaturas medias y probabilidad de heladas. “Sin embargo, cuando miramos el mediano plazo, sigue estando la sensación de que los meteorólogos ‘no la pegan'”, reconoció, y aclaró que “se avanzó mucho en las predicciones estacionales”.

Mercuri agregó que la predicción que viene dada de los océanos es más bien de largo plazo. “En el medio ocurren anomalías difíciles de predecir que cambian el clima y generan fenómenos extremos”, explicó, y dio como ejemplo el cambio abrupto que se puede dar en plena época de floración con sequías o lluvias intensas concentradas en muy pocos días. “A medida que avance la ciencia en la predicción de largo plazo podremos ir sabiendo en el calendario dónde van a ocurrir estos eventos de alta variabilidad. Con la predicción a 5 o a 10 días es difícil conocer la intensidad”, explicó

En este contexto, llamó a los productores a trabajar de una manera que sea climáticamente inteligente. En primer lugar, destacó la importancia de la gestión del agua. “No hablo de la que viene a futuro, me refiero a la que ya tenemos a escala regional y de cada lote en particular. Es importante conocer la disponibilidad de agua en el suelo y conocer la dinámica de la napa, que puede pasar de ser un factor de riesgo a un aliado”, sostuvo.

Y concluyó: “La meta de más producción tiene que ir acompañada de más conocimiento. Nuestro objetivo es brindar cada vez más información”.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!