Ciudadanos no muerde el anzuelo de Puigdemont y rechaza cualquier reunión con él

Carles Puigdemont vio ayer frustrado su penúltimo intento de obtener legitimidad en su «exilio» en Waterloo (Bélgica). Después de anunciar Inés Arrimadas que acudirá mañana a las puertas de su residencia a recordarle que la república catalana no existe, el expresidente de la Generalitat, fugado de la Justicia, quiso dar la vuelta a la situación y ofreció una reunión a la líder de la oposición en Cataluña y vencedora de las últimas elecciones autonómicas.

En Ciudadanos no mordieron el anzuelo. Melisa Rodríguez, portavoz adjunta de la formación en el Congreso, dejó claro en rueda de prensa que no habrá ningún tipo de reunión o encuentro institucional entre Arrimadas y Puigdemont.

Rodríguez ironizó al afirmar que «ojalá» Puigdemont sea «valiente por primera vez» y abra la puerta de su casa, pero no para invitar a entrar a Arrimadas, sino para escuchar lo que esta irá a reprocharle, que no es otra cosa que «todo lo que el señor Sánchez no ha sido capaz de decirle hasta el momento».

Con Arrimadas lanzada en la precampaña de los comicios generales y con la posibilidad de que hoy mismo anuncie que deja la política autonómica para hacer las maletas a Madrid, el partido quiere relanzar su figura, a la par que continúa liderando su incesable batalla contra el soberanismo catalán. Por ello, la portavoz de la Ejecutiva de Cs viajará este domingo a Waterloo para exigir a Puigdemont que impida «a sus comandos paralizar toda una comunidad autónoma».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!