cinco siglos de tradición que solo frenaron la guerra y el coronavirus

MADRID Guardar

El hartazgo de unos vecinos de Alcobendas por el maltrato de sus señores feudales, los Arias Dávila, llevó a estos pioneros a instalarse en unos terrenos cercanos donde, en 1492, fundaron San Sebastián de los Reyes. Con la venia de los monarcas Isabel y Fernando arraigaron en estas tierras a las que se trajeron sus costumbres: los encierros y las corridas, que todavía son el centro de las fiestas que se celebran en honor al Cristo de los Remedios cada 28 de agosto. Más de cinco siglos y mil avatares después, la tradición de la conocida como la «Pamplona chica»no solo ha sobrevivido, sino que ha alcanzado fama mundial. Solo la Guerra Civil, un conflicto judicial enCovid-19 han impedido disfrutar de estos festejos declarados de Interés Turístico Nacional y Bien de Interés Cultural.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!