China celebra 40 a√Īos de ¬ęcomucapitalismo¬Ľ con m√°s apertura econ√≥mica, pero no pol√≠tica

Hace justo cuatro décadas, la paupérrima China comunista que había dejado Mao Zedong tras su muerte en 1976 tomaba una de las decisiones más trascendentales de su historia. Entre el 18 y el 22 de diciembre de 1978, el tercer Pleno del XI Comité Central del Partido Comunista aprobaba los primeros cambios para iniciar una reforma económica que, en la práctica, significaba su apertura al capitalismo.

Lo hac√≠a a las √≥rdenes de Deng Xiaoping, el l√≠der revisionista que iba a apartar del poder al sucesor escogido por Mao para continuar con el comunismo a ultranza, Huo Guofeng. Abriendo una nueva etapa, el r√©gimen de Pek√≠n acab√≥ con la agricultura colectiva impuesta tras el triunfo de la revoluci√≥n en 1949 y permiti√≥ a los campesinos cultivar sus propias tierras por s√≠ mismos y quedarse con los beneficios. Aunque la propiedad del suelo segu√≠a perteneciendo al Estado, los agricultores obtuvieron entonces un derecho de usufructo durante per√≠odos renovables de 30 a√Īos, liquidando as√≠ el desastroso sistema de colectivizaci√≥n agraria que, en forma de comunas y cooperativas con entre 10.000 y 20.000 miembros, hab√≠a sumido a China en el hambre permanente.

Meses despu√©s, el 15 de julio de 1979, el Partido aprobaba la creaci√≥n de cuatro zonas econ√≥micas especiales en la provincia de Cant√≥n: Shenzhen, Zhuhai, Shantou y Xiamen. Con lo √ļnico que ten√≠a China entonces, una abundante mano de obra barata, dichas ciudades adoptaron t√©cnicas capitalistas para captar inversi√≥n extranjera.

Estabilidad social

El resto es el ¬ęmilagro econ√≥mico chino¬Ľ de los √ļltimos cuarenta a√Īos, en los que el pa√≠s m√°s poblado del mundo ha vivido su mayor transformaci√≥n. Con un crecimiento sostenido en torno al 10 por ciento anual, m√°s de 740 millones de personas han salido de la pobreza y China se ha erigido en la segunda potencia econ√≥mica del mundo en t√©rminos brutos, solo por detr√°s de EE.UU. Con un Producto Interior Bruto (PIB) de 12,2 billones de d√≥lares (10,7 billones de euros), el gigante asi√°tico representa ya el 15 por ciento de la econom√≠a global, mientras que hace cuatro d√©cadas era solo el 1,75 por ciento.

Para celebrar tal hito, el presidente Xi Jinping pronunci√≥ ayer un discurso ante la plana mayor del r√©gimen en el Gran Palacio del Pueblo de Pek√≠n. ¬ęEl pa√≠s ha mantenido su estabilidad social mucho tiempo, siendo una de las naciones que proporciona mayor sensaci√≥n de seguridad¬Ľ, se ufan√≥ Xi, quien recurri√≥ al progreso econ√≥mico para legitimar al r√©gimen. ¬ęCupones para el grano, la ropa, la carne, el pescado, el aceite, el tofu y otros documentos con los que la gente no pod√≠a pasar ni una vez han sido confinados a los museos de Historia¬Ľ, record√≥ el presidente. Satisfecho, asegur√≥ que ¬ęlos tormentos del hambre, la falta de comida y ropa, y las penurias que han asolado durante miles de a√Īos a nuestra gente han desaparecido y no volver√°n¬Ľ.

Superpotencia global

Esgrimiendo este √©xito econ√≥mico, que ha aupado a China como superpotencia global, Xi Jinping reivindic√≥ la legitimidad de su r√©gimen autoritario frente a las voces, internacionales y dom√©sticas, que le reclaman mayor apertura pol√≠tica o incluso democracia. ¬ęNadie est√° en posici√≥n de dictar al pueblo chino lo que deber√≠a hacer o no¬Ľ, sentenci√≥ con contudencia el presidente, que el a√Īo pasado reform√≥ la Constituci√≥n para perpetuarse en el cargo.

En el poder desde 2012, Xi Jinping no solo ha construido un culto al líder que no se veía desde los tiempos de Mao, sino que ha endurecido la represión y está potenciando el papel internacional de China para disputarle a EE.UU. la hegemonía global. Una rivalidad que ha estallado en una virulenta guerra comercial con andanadas mutuas de aranceles multimillonarios y hasta la detención en Canadá de la hija del fundador de Huawei, buque insignia de la industria tecnológica china.

Para calmar a quienes ven con preocupaci√≥n el auge del pa√≠s, Xi insisti√≥ en que ¬ęChina no busca dominar¬Ľ y volvi√≥ a apostar por el multilateralismo y el libre comercio pese a tener muchos sectores de su econom√≠a controlados por monopolios estatales. Con la econom√≠a china ralentiz√°ndose debido al impacto de los aranceles impuestos por Trump, Xi Jinping advirti√≥ de que ¬ęning√ļn √©xito de reforma y apertura es f√°cil. En los a√Īos venideros, riesgos y retos de todo tipo son inevitables¬Ľ. Con el fin de superarlos, record√≥ que ¬ęel Partido debe guiar a trav√©s de la situaci√≥n general y coordinar el trabajo de todas las partes, seguir comprometido con la pr√°ctica cient√≠fica, democr√°tica y legal del gobierno‚Ķ y ver que el barco chino de la reforma y apertura romper√° las olas y navegar√° en la direcci√≥n correcta¬Ľ. Todo ello, por supuesto, ¬ę¬∑apoyando el liderazgo centralizado y unificado del Partido, que ha sido capaz de conseguir esta hist√≥rica transformaci√≥n¬Ľ.

Cuarenta a√Īos despu√©s de abrirse al capitalismo, el progreso no solo no ha tra√≠do la democracia a China, sino que ha reforzado su r√©gimen autoritario. ¬ęEs dificil predecir el futuro¬Ľ, elude la cuesti√≥n democr√°tica Fang Ning, de la Academia de Ciencias Sociales, para quien ¬ęChina, como pa√≠s poblado del mundo, tiene el enorme reto de mantener la estabilidad pol√≠tica y social¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!