Caso Lebbos: tras el fallo, buscar√°n identificar a los homicidas

La primera etapa del proceso se centró en el encubrimiento

SAN MIGUEL DE TUCUM√ĀN.- Despu√©s de un largo debate, de m√°s de un a√Īo, lleg√≥ el momento de la sentencia en el juicio por el homicidio y posterior encubrimiento del asesinato de Paulina Lebbos, ocurrido hace exactamente 13 a√Īos. Y se espera que, tras el cierre de este cap√≠tulo, la causa se reactive para intentar identificar a los autores materiales del crimen de la chica, que ten√≠a 23 a√Īos cuando desapareci√≥, el 26 de febrero de 2006, a la salida de un boliche. Su cuerpo apareci√≥ 13 d√≠as despu√©s a la vera de la ruta provincial 342, cerca de Tapia, a 30 kil√≥metros de esta ciudad, mutilado y con signos de estrangulamiento.

El proceso, que interpel√≥ con fuerza al poder pol√≠tico tucumano, se centr√≥ hasta ahora en cinco exfuncionarios del gobierno de Jos√© Alperovich, acusados de encubrimiento agravado, en concurso ideal con falsificaci√≥n de instrumento p√ļblico: son el exsecretario de Seguridad, Eduardo Di Lella; el exjefe de polic√≠a de Tucum√°n, Hugo S√°nchez; el exsubjefe de la fuerza, Nicol√°s Barrera; el exjefe de la Unidad Regional Norte, H√©ctor Brito, y el expolic√≠a Hugo Waldino Rodr√≠guez. Para ellos, la fiscal√≠a pidi√≥ penas de seis a√Īos de prisi√≥n y diez de inhabilitaci√≥n para ocupar cargos p√ļblicos.

En cuanto a la materialidad del hecho, en este debate oral y p√ļblico -que conclu√≠a al cierre de esta edici√≥n- solo apareci√≥ imputado como part√≠cipe secundario del secuestro y posterior homicidio de Paulina el electricista Roberto Luis G√≥mez, quien asegur√≥ que es “el perejil de esta causa”.

Qued√≥ implicado en la causa cuando se confirm√≥ que hab√≠a usado el celular de la v√≠ctima desde horas despu√©s de su desaparici√≥n, el 26 de febrero de 2006, hasta 2011. El fiscal Diego L√≥pez √Āvila sostuvo, en su alegato, que no ser√≠a el √ļnico responsable por el hecho. Eso surge evidente de la propia calificaci√≥n de la acusaci√≥n: si G√≥mez tuvo un rol “secundario” en el crimen, una o m√°s personas debieron haber tenido una participaci√≥n primaria, es decir, a√ļn m√°s grave.

La hip√≥tesis sobre la existencia de otros autores del homicidio, que a√ļn no pudieron ser identificados, para quienes se mont√≥ una vasta maniobra de encubrimiento desde la propia c√ļpula de la polic√≠a, cobr√≥ mayor volumen durante el desarrollo del debate, en el que una decena de personas, incluidos varios testigos, terminaron detenidas por falso testimonio. El padre de Paulina, Alberto Lebbos, se√Īala al poder pol√≠tico.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!