Cáseda se despierta conmocionada por la reyerta

«¿Quién iba a pensar que podía suceder algo así?». Es la pregunta que hoy se hacen todos los vecinos de Cáseda. Porque nada hacía presagiar que la relación entre Julio y Amparo pudiera derivar en la muerte del padre y los hermanos del primero.

«Imagínate cómo estamos. Aquí nos conocemos todos y cualquier día estabas con uno y con otro». Porque Cáseda es una localidad que no llega a los 1.000 habitantes y la convivencia es muy buena entre todos los vecinos. «Estaban muy integrados. Eran unos vecinos más». Pero en lo que más piensan los vecinos es en la hija que tenía la pareja, una niña de apenas dos años «que es un sol de cría», afirma una vecina con tristeza.

Las marcas en la casa donde se produjo el tiroteo
Las marcas en la casa donde se produjo el tiroteo – Pablo Ojer

Sí que reconocen que la pareja solía discutir, pero no afectaba ni a la convivencia con los vecinos ni en la comunidad gitana. De hecho, después de unas semanas separados, la intención de la pareja era darse una nueva oportunidad.

Anoche sí que se vivieron momentos de tensión cuando se conoció lo sucedido. Familiares de las familias afectadas que vivían en las localidades de alrededor acudieron a Cáseda prometiendo venganza. Por eso, tanto la Policía Foral como la Guardia Civil ha permanecido en la localidad. De hecho, los detenidos fueron trasladados de la comisaría de Policía Foral en Tafalla, la más cercana a Cáseda, a la comisaría de Pamplona, donde era más fácil protegerles.

Pero conforme pasaban las horas, los ánimos se han calmado. Y esta mañana nada indicaba la tragedia que se había vivido anoche salvo las marcas de los disparos que todavía quedan en la fachada de la casa de la calle Nueva de la localidad. Y las conversaciones. En los bares de la localidad no se habla de otra cosa. Porque todos conocían a los implicados. Todos se conocen en Cáseda.

Banderas atadas con crespones negros en el Ayuntamiento de Cáseda
Banderas atadas con crespones negros en el Ayuntamiento de Cáseda – Pablo Ojer

Desde primera hora de la mañana, el Ayuntamiento tiene las banderas atadas con crespones negros en señal de duelo. Y el alcalde, Jesús Esparza, ha decretado tres días de luto. Ya que en la localidad vivía el matrimonio y buena parte de la familia de Alejandro.

Porque la tragedia de anoche, además de las familias afectadas directamente, ha marcado, y de qué manera, a todos los vecinos de la pequeña y agradable localidad de Cáseda.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!