Casado exige que se conozcan ya los chantajes del separatismo a Sánchez

El mutismo persiste. El Gobierno y la Generalitat de Cataluña parecen haber trazado una estrategia común para no dar a conocer el documento íntegro que le entregó en mano el presidente autonómico catalán, Quim Torra, al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en el encuentro que mantuvieron el jueves 20 de diciembre en Barcelona, en vísperas del Consejo de Ministros celebrado en Llotja de Mar.

Siete días después de aquella reunión –enmarcada en una «minicumbre» entre el Gobierno nacional y el Ejecutivo autonómico y concedida como prebenda al independentismo para lograr el «sí» en el Congreso a la senda de déficit pactada entre PSOE y Unidos Podemos–, el contenido de la mayoría de las demandas soberanistas se desconoce. De hecho, solo han trascendido a la opinión pública tres de los veintiún puntos de los que consta el documento: los enumerados por Torra el día de Navidad ante la tumba de Francesc Macià, presidente de la Generalitat en la II República.

Según desveló el jefe del Gobierno autonómico, entre estas peticiones figuran la «desfranquización» de España, la regeneración ética y política del país, y reivindicaciones clásicas del secesionismo, como la convocatoria de un referéndum de independencia pactado con el Estado o la nominación de una comisión internacional que medie en el «conflicto» que según Torra enfrenta a «España» contra «Cataluña».

Sin diálogo con PP y Cs

No obstante, a diferencia de lo que ocurrió en los momentos más complicados del «procés» a finales de 2017, en los que fue necesaria la aplicación del artículo 155 de la Constitución en una comunidad autónoma por primera vez en democracia, el silencio del Gobierno se ha expandido y se ha cortado la comunicación con los otros dos principales partidos constitucionalistas. Si el Gobierno de Mariano Rajoy contó en todo momento con Sánchez y con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ahora, el Ejecutivo socialista salido de la moción de censura que prosperó con los votos de los separatistas catalanes no hace lo propio.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, exigió ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que enseñe el documento de las veintiuna medidas propuestas por Torra. «Queremos saber lo que está negociando a espaldas de la ciudadanía nacional, que son las Cortes», apuntó. Las palabras de Casado en Pamplona, adonde acudió para presentar las candidatas navarras a las elecciones municipales y autonómicas, se acompañaron de una petición formal que realizó la diputada Isabel Borrego en el Congreso de los Diputados.

Casado acusó al presidente del Gobierno de ocultar la existencia del documento, ya que tuvo que ser desvelado por el presidente catalán cinco días después, y añadió que Sánchez lo aceptó «para poder aprobar el techo de gasto».

Recordó que, según lo que el propio Torra desveló del dosier, «se habla de Cataluña y España como si fueran dos países y se habla de una supuesta mediación internacional». «¿Cómo un presidente de España puede aceptar una intermediación internacional con una parte de España?», se preguntó el líder de los populares.

Por eso, criticó a Sánchez por «ceder al chantaje de un señor como Torra solo para permanecer dos meses más en la Moncloa». «Su Falcon, su palacio, no vale la humillación de toda España», agregó Casado, quien tachó también de «humillación» el encuentro celebrado el pasado 20 de diciembre entre el presidente del Gobierno y el presidente de la Generalitat de Cataluña.

En este sentido, el diputado Carlos Floriano registró ayer en el Congreso de los Diputados una batería de preguntas referidas a dicho encuentro. Floriano quiere saber «el coste total, detallado por partidas, de la cumbre bilateral», «el coste total, detallado por partidas, del Consejo de Ministros» celebrado al día siguiente, así como si tiene previsto mantener reuniones bilaterales con los presidentes del resto de comunidades autónomas de manera previa a un Consejo de Ministros.

Documento sin ERC

Respecto a la elaboración del documento de Torra, ayer se conoció que su contenido se hizo sin consensuarlo el Govern con ERC. Los consejeros de esta formación se enteraron del mismo el pasado día 25, cuando el presidente de la Generalitat recordaba al que fuera presidente autonómico en 1932, Francesc Macià. Fuentes oficiales de ERC señalaron a este diario que ellos no conocían el contenido del documento, pero descargaron de este compromiso a Torra. El silencio desde la Generalitat es máximo, aunque las grandes líneas del documento de veintiún puntos ya han sido desgranadas por el mismo Torra y confirmadas por fuentes de la Presidencia autonómica. El independentismo sigue a la espera de una respuesta por parte de la Moncloa.

En paralelo a la iniciativa de Casado, Alejandro Fernández, líder del PP catalán, pidió este jueves la comparecencia de Torra en el Parlamento autonómico para que explique los veintiún puntos y calificó la decisión del presidente de la Generalitat, evitando a los partidos en la Cámara catalana, como «una falta de respeto absoluta». «Esta manera de actuar no se ajusta a lo que ha de ser la dinámica parlamentaria democrática de cualquier sociedad normal, que es que si él ha de presentar al Gobierno de España una serie de reclamaciones, como mínimo, estas han de poder ser debatidas en el Parlamento», añadió Fernández.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!