Carmena utiliza el suicidio de Chamberí para hacer política municipal antidesahucio

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, llegó al Palacio de Cibeles con la promesa de que su gobierno paralizaría los desahucios. A los pocos meses de alzarse con el bastón de mando reconoció que esta misión rebasaba sus competencias municipales. El Ayuntamiento ha continuado echando a gente de sus casas por impagos, un hecho que ha levantado ampollas entre sus propios concejales. La regidora volvió a coger ayer la bandera antidesahucio mencionando en su comparecencia del pleno municipal el caso de la mujer que el pasado lunes murió tras tirarse desde la vivienda de la que iba a ser expulsada, un quinto piso ubicado en el distrito de Chamberí.

«Me ha afectado muchísimo que una persona de sesenta y tantos años, que no parece que tuviera familia, ante la desesperación de ver que le llegaba un desahucio se le impulsara su situación de depresión o lo que fuera y muriera», pronunció. Carmena quiere evitar que vuelva a ocurrir y para ello va a pedir a todos los juzgados de primera instancia y de instrucción que informen de los recursos municipales habitacionales. « Cuando yo fui decana lo hacíamos, avisábamos de la posibilidad de los recursos sociales que había. Me gustaría mucho que se hubiera hecho y voy a hacer todo lo posible para que se haga, para que nunca más se vuelva a repetir lo que ha ocurrido a esta persona. Porque si esta persona en el mismo momento del desahucio se le hubiera dicho que había la posibilidad, como la tiene, de que el Ayuntamiento no deja a nadie en la calle, probablemente esa persona estaba viva. Y eso es muy importante», sentenció.

A las pocas horas de pronunciar estas palabras, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Begoña Villacís, recriminó a la primera edil su demagogia: «Sra. Carmena, antes de juzgar un tema tan sensible como un suicidio, infórmese. Esta mujer sí acudió al Ayto por lo que, en lugar de echar balones fuera, deberíamos reflexionar todos sobre lo ocurrido para evitar que vuelva a suceder».

Según informó Efe a través de fuentes municipales, la víctima, Alicia, había acudido a los servicios sociales del Ayuntamiento de Madrid en una ocasión para consultar al no poder pagar el alquiler, pero no volvió después de que le indicasen que debía empadronarse para solicitar ayudas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!