Carmena lanza Más Madrid y advierte a su electorado de que lo dejará huérfano si no gana

desde la cocina de su chalé de Conde de Orgaz, Manuela Carmena encendió ayer los fogones para cocer a toda mecha su nuevo partido político con el objetivo de volver a ser alcaldesa. De no conseguir el respaldo ciudadano en las urnas el próximo 26 de mayo, la exjuez dejará huérfano a su electorado. Queda advertido. El sillón de Cibeles le ha cambiado sus principios en tres años y medio. Si en 2015 abandonar la política por quedar arrinconado en la oposición era una forma de «torcer la democracia», en 2018 está justificado porque, por su edad, sólo se presenta para poder acabar su proyecto de gobierno.

Más Madrid, la nueva plataforma de izquierda progresista que presume de independencia política, despegó entre azulejos blancos, un microondas añejo y una encimera que acumulaba anárquicamente tablas de cortar, bandejas, un rodillo pastelero y una lamparita de sala de estar: la imagen del humilde cuartel general de sus magdalenas. Carmena necesita recabar apoyos y dinero, a modo de financiaciones particulares, una especie de «crowdfunding» para concurrir a las elecciones de 2019 y revalidar.

Comienza su vídeo de tres minutos y medio escenificando la sorpresa de enterarse de la noticia: «¡Qué alegría! Acabo de descubrir que Más Madrid ya está». Revela a continuación con su patentada sonrisa que le costó decidirse a continuar. «No porque no me guste el trabajo del Ayuntamiento, que os aseguro es verdaderamente apasionante, pero algunas veces he soñado tener mucho más tiempo para mí». Alude a la «responsabilidad» que le llevó a inclinar la balanza a poder repetir otros cuatro años más custodiando el bastón de mando de la ciudad: «Por encima de todo está la responsabilidad. Tengo muy claro que Madrid está mejor. Madrid está muy vivo. Creo que hemos gobernado bien y hemos hecho algo que merece la pena, y cuando hay un proyecto no sólo hay que diseñarlo y comenzarlo, sino también acabarlo».

Pistoletazo sin su líder

Mientras la reproducción se difundía en redes sociales a las siete de la tarde, en el Centro Cultural Casa de Vacas del parque de El Retiro se reunían decenas de personas que han brindado su respaldo a la nueva plataforma para ser testigos del pistoletazo de salida de Más Madrid. Eso sí, no contaron con la presencia de la cabeza de lista ni de sus ediles de confianza.

La entrevista que concedió la primera edil a Telemadrid el miércoles afirmando que dejaría la política si tiene que estar en la oposición generó rápidamente reacciones entre el resto de líderes políticos, e incluso desde el sector anticapitalista de Podemos, que coincidió en su valoración con el PP. Isidro López, diputado por la Asamblea de Madrid, comparó a Carmena con Berlusconi. «Con este ‘Forza Manuela’ va contra los partidos, no lo hace desde la demanda de mayor democracia y control de abajo a arriba, sino de menos controles a su figura caudillista. Más Berlusconi que 15M».

Desde PP, Ciudadanos y PSOE, quienes no comparten la opinión de Carmena, también alzaron la voz. El portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, acusó a la alcaldesa de «chulear» a los madrileños con un «plebiscito caudillista». «¿Qué le está diciendo a los madrileños, que esto es un plebiscito en torno a la figura de Manuela Carmena? Pero, qué ejercicio de caudillismo es éste, pero quién se cree que es Manuela Carmena para chulear a los madrileños», se preguntó para proseguir: «¿Por qué hace cuatro años era retorcer la democracia el hecho de no quedarse y cuatro años después es la chulería de decir que por supuesto no se va quedar?», ha añadido el concejal popular. Tras recordar que Esperanza Aguirre sí se quedó al frente de la oposición al no lograr la alcaldía, Martínez-Almeida pidió a Carmena que renuncie si no acepta «las reglas del juego democrático» y, en caso contrario, se desdiga de sus palabras y acepte quedarse como concejal de la oposición.

Poca «humildad»

La portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, recriminó la «poca humildad» de la dirigente madrileña. «Cuando crees en la gente, en los votos, cuando participas en el juego democrático es para aplicártelo, ganes o pierdas, en las duras y en las maduras , eso es coherencia», defendió. Bajo su punto de vista, «si uno tiene edad para ser alcaldesa tiene edad para estar en un escaño de la oposición», una tarea que a su juicio «exige ser un poco más humilde y tener un poco más de compromiso» puesto que el trabajo fuera del Gobierno es «duro» y «no es tan lucido». Desde la oposición, defiende, se puede «contribuir perfectamente a tu ciudad». «Parece que hay pieles más finas, más aristocráticas que no están hechas para escaños de la oposición», agregó.

La portavoz del PSOE-M en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié, también criticó la postura de Carmena, ya que considera que se debe «asumir la responsabilidad» de estar donde les coloquen los votantes. «Forma parte de la vida política y de la democracia», dijo Causapié, quien cree que «las personas a cualquier edad pueden asumir responsabilidades tanto en el gobierno como en la oposición».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!