Carmena aprueba hoy la operación Chamartín sin sus ediles «díscolos»

Pese a las enérgicas protestas de los ediles «díscolos» del gobierno de Manuela Carmena, que pertenecen a Ganemos y a la facción anticapitalista de Podemos, la tramitación de la operación Chamartín sigue adelante: hoy la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, en la que ellos no están representados, aprobará la modificación del Plan General para dar cobertura al proyecto para urbanizar la zona norte de la capital.

Tras un periodo de un mes expuesto a información pública y cuando el Ayuntamiento reciba los informes sectoriales y haya contestado a las alegaciones que se puedan producir, el proyecto se elevará al Pleno municipal para su aprobación provisional. El expediente se votará en el Palacio de Cibeles, según apuntan fuentes del área de Desarrollo Urbano Sostenible, a finales de año, en la sesión ordinaria de noviembre o diciembre. Y, aunque paradójicamente no cuenten con los votos de varios miembros de su propio partido, todo apunta a que el proyecto saldrá adelante con el respaldo del resto de grupos del hemiciclo municipal.

El desarrollo urbanístico de la futura ampliación de la Castellana, según el informe de impacto económico que maneja el Ayuntamiento, implica unos costes globales de urbanización de 1.187 millones de euros repartidos en cuatro ámbitos de actuación: en el área de la estación de Chamartín los propietarios de los terrenos invertirán 127,1 millones de euros, 60 de los cuales irán destinados al cubrimiento de las vías; en el Centro de Negocios se gastarán 664,37 millones de euros, 35 de ellos serán para el parque central; los dueños de los terrenos de la zona Malmea, San Roque y Tres Olivos desembolsarán 310,13 millones de euros, de los que 24 se reservarán para realizar el túnel que conecta Tres Olivos con Las Tablas; y, por último, en Las Tablas Oeste se gastarán 85,65 millones de euros.

Hasta el 21% de rentabilidad

A estas cifras hay que añadir otros 554,15 millones de euros, repartidos entre el Ayuntamiento de la capital (307,89), la Comunidad de Madrid (24,78) y la concesionaria de los derechos de Adif, es decir, Distrito Castellana Norte (229), que se reservan para acometer las actuaciones complementarias del entorno.

Por ejemplo, el Consistorio tendrá que asumir el coste de la segunda fase del Nudo Norte, un enclave problemático para la circulación por el que pasan más de 34.000 vehículos solo durante la hora punta de la mañana; la obra del nudo de Fuencarral, por 147,71 millones de euros; o las intervenciones del final del paseo de la Castellana, por 121,89 millones de euros.

Por su parte, la Comunidad se responsabilizará de la obra para cubrir el intercambiador de transportes, que tendrá un presupuesto de 27,77 millones de euros. Y, por último, el BBVA y la constructora San José, que forman parte de Distrito Castellana Norte, desembolsarán otros 140,06 millones para financiar la nueva línea de Metro y otros 80,43 millones para las afecciones al Canal de Isabel II.

Pero las cargas económicas iniciales traerán, según se extrae de los resultados de los estudios Económico-Financieros, «una rentabilidad positiva». Aunque pueda variar según el precio de adquisición del suelo, de la evolución del mercado inmobiliario y del coste del endeudamiento, en términos generales en el entorno de la estación de Chamartín se esperan una ganancias de entre el 11, 2 y el 16,4 por ciento; en el Centro de Negocios se podrá obtener un retorno de entre el 12,1 y el 18,4 por ciento; en Las Tablas Oeste se conseguirá un provecho de entre un 11,1 y un 21,1 por ciento; y en la zona de Malmea, San Roque y Tres Olivos los beneficios rondarán en torno al 12,1 y el 18,4 por ciento.

Plan «especulativo»

El delegado del Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, rehizo el desarrollo planteado por la anterior Corporación, la de Ana Botella (PP). El proyecto actual plantea reducir la edificabilidad en 700.000 metros cuadrados y reservar 4.000 viviendas para alquiler social. Sin embargo, la rama más radical de Ahora Madrid, en cuyas filas destacan los ediles Pablo Carmona (concejal-presidente de Salamanca y Moratalaz), Montserrat Galcerán (Tetuán y Moncloa-Aravaca) y Rommy Arce (Arganzuela y Usera), ayer volvió a disparar contra Madrid Nuevo Norte, al tacharlo de «operación especulativa».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!