Carmena afirmó en 2015 que no se retiraría si perdía las elecciones porque era «retorcer la democracia»

La rotundidad con la queManuela Carmenahablaba antes de las elecciones de 2015 se ha polarizado hacia el extremo contrario: de rechazar la posibilidad de repetir en los comicios de 2019 ha pasado ahora a ofrecerse como líder de una nueva plataforma; y de tildar de «retorcer la democracia» el hecho de abandonar la política si no saliese vencedora en las elecciones municipales, a reconocer que abandonará la política si no obtiene la mayoría suficiente como para gobernar en 2019.

«No. Rotundamente no. Eso lo digo claro. Con mi edad y mi experiencia, yo me ofrezco para continuar con el proyecto que no se ha podido terminar», se manifestó la actual regidora en una entrevista para Telemadrid. «No me gusta la política, me gusta gestionar la política municipal», añadió tras descartar, eso sí, que tuviera intenciones de abandonar el cargo en medio de la legislatura si revalida el cargo de regidora.

Sus declaraciones en seguida han generado críticas, incluso desde algunos sectores de Podemos. Isidro López, diputado por la Asamblea de Madrid, compara a Carmena con Berlusconi. «Cuando Carmena con este “Forza Manuela” va contra los partidos no lo hace desde la demanda de mayor democracia y control de abajo a arriba, sino de menos controles a su figura caudillista. Más Berlusconi que 15M».

También lo han hecho desde PP, Ciudadanos y PSOE, quienes no comparten la opinión de Carmena. En concreto, el portavoz del PP en el Ayuntamiento, José Luis Martínez-Almeida, ha acusado hoy a la alcaldesa de «chulear» a los madrileños con un «plebiscito caudillista» después de que la regidora anunciase ayer que no se quedará en la oposición de no ser reelegida. «Qué le está diciendo a los madrileños, que esto es un plebiscito en torno a la figura de Manuela Carmena? Pero, qué ejercicio de caudillismo es éste, pero quién se cree que es Manuela Carmena para chulear a los madrileños», se ha preguntado. «¿Por qué hace cuatro años era retorcer la democracia el hecho de no quedarse y cuatro años después es la chulería de decir que por supuesto no se va quedar?», ha añadido el concejal del PP.

Tras recordar que Esperanza Aguirre sí se quedó al frente de la oposición tras no lograr la alcaldía, Martínez-Almeida ha pedido a Carmena que renuncie si no acepta «las reglas del juego democrático» y, en caso contrario, se desdiga de sus palabras y acepte quedarse como concejal de la oposición.

«Poca humildad»

«Cuando crees en la gente, en los votos, cuando participas en el juego democrático es para aplicártelo, ganes o pierdas, en las duras y en las maduras , eso es coherencia», ha defendido, por su parte, la portavoz de Ciudadanos en el Consistorio, Begoña Villacís.

Bajo su punto de vista, «si uno tiene edad para ser alcaldesa tiene edad para estar en un escaño de la oposición», una tarea que a su juicio «exige ser un poco más humilde y tener un poco más de compromiso» puesto que el trabajo fuera del Gobierno es «duro» y «no es tan lucido». Desde la oposición, defiende Villacís, se puede «contribuir perfectamente a tu ciudad». «Parece que hay pieles más finas, más aristocráticas que no están hechas para escaños de la oposición», ha agregado.

Es una «responsabilidad» estar en la oposición

La portavoz del PSOE-M en el Ayuntamiento de Madrid, Purificación Causapié, también ha criticado la postura de Carmena, ya que considera que se debe «asumir la responsabilidad» de donde les coloquen los votantes. «Forma parte de la vida política y de la democracia», ha indicado Causapié que cree que «no hay que mezclar la edad con estas cuestiones, las personas a cualquier edad pueden asumir responsabilidades tanto en el gobierno como en la oposición».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!