Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam no se casan

El matrimonio de Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam ha sido aplazado ¬ęindefinidamente¬Ľ, dos meses despu√©s del nacimiento de su hijo, Balthazar, el 23 de octubre pasado. Tras un a√Īo o a√Īo y medio de amor apasionado, en su d√≠a, las tensiones, reconciliaciones, d√≠as o semanas de alejamiento, seguidas de nuevos proyectos, siempre aplazados, desde hace un a√Īo corto, lleg√≥ a programarse la celebraci√≥n de una ceremonia civil, que deb√≠a consumarse en M√≥naco, a mediados de diciembre. La ceremonia del matrimonio religioso deb√≠a celebrarse durante el primer trimestre de 2019. Y la pareja lleg√≥ a visitar una posible residencia familiar, en la Provenza.

Tan √≠ntimos proyectos han vuelto a ser aplazados ¬ęindefinidamente¬Ľ. La princesa Carolina de M√≥naco lleg√≥ a pensar en una gran cena familiar, en el palacio familiar, para celebrar la Navidad con todos sus hijos, hijas y nietos. Proyecto abandonado. Carole Bouquet, la madre de Dimitri Rassam, declin√≥ la invitaci√≥n. Y, finalmente, la princesa Carolina ha decidido marcharse a Austria, estas Navidades y fin de a√Īo.

A la espera de acontecimientos, Carlota y Dimitri celebrar√°n la Navidad juntos, con su hijo, en Par√≠s, en una fiesta m√°s o menos √≠ntima, con una docena de amigos de la pareja. Celebraci√≥n navide√Īa muy alejada de las intimidades familiares.

¬ęCloser¬Ľ, el semanario rosa √°cida, estima que, finalmente, el patrimonio tantas veces anunciado, estudiado y aplazado, ha dejado de estar en la agenda de Carlota y Dimitri. El nacimiento de Balthazar fue un acontecimiento feliz, pero los padres siguen dando largas al proyecto matrimonial, por razones aparentemente muy diversas.

Rassam y Casiraghi, el apsado 23 de julio
Rassam y Casiraghi, el apsado 23 de julio – GTRES

No es un secreto que Dimitri considera ¬ęaburrid√≠simo¬Ľ instalarse oficialmente en M√≥naco. No es el √ļnico. Gad Elmaleh, el padre del primer hijo de Carlota, tampoco lleg√≥ a vivir nunca en el principado. Visita a su hijo con relativa frecuencia, pero nunca llega a estar m√°s de largos fines de semana, consagrado a su carrera de actor y humorista.

Dimitri, por su parte, se dice consagrado ¬ętotalmente¬Ľ a su carrera de productor cinematogr√°fico. Y prefiere que sea Carlota quien se desplace a Par√≠s, con sus dos hijos, o con uno de ellos, seg√ļn las circunstancias. Ajetreo aparentemente ¬ęcomplicado¬Ľ para una vida matrimonial de corte tradicional.

En trance de apaciguamiento los ya relativamente lejanos meses de apasionamiento amoroso, las sensibilidades de Carlota y Dimitri, no siempre coinciden en todo. Ella sigue siendo sensible a los vagabundeos culturales, filos√≥ficos, con una tendencia relativa al ensimismamiento. Dimitri, por el contrario, tiene una debilidades ¬ęculturales¬Ľ sencillamente nulas, inexistentes. Carlota es capaz de discutir y dialogar de ¬ęfilosof√≠a¬Ľ con algunos de sus antiguos profesores. Di√°logo y discusiones alejad√≠simas de la sensibilidad de un productor de cine insensible a otros negocios que no sean los intereses m√°s prosaicos de los chalaneos empresariales de diversa naturaleza.

Carolina de M√≥naco y Carole Bouquet, princesa y actriz en un dorado desempleo, llegaron a coincidir, durante unos d√≠as, con el nacimiento de Balthazar, el nieto de dos meses de edad. Finalmente, tampoco llegaron a intimar; y sus sensibilidades no llegan m√°s all√° del parentesco y la amistad de circunstancias. Aplazado ¬ęindefinidamente¬Ľ, el matrimonio de Carlota y Dimitri solo pudiera ¬ęsalvarse¬Ľ si los Reyes Magos trajesen regalos entusiasmasteis para la pareja. Veremos.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!