Cambios esenciales, casi invisibles a los ojos

Fuente: LA NACION

La performance del sector energ√©tico muestra en 2019 varios cambios esenciales que resultan invisibles a los ojos -como dir√≠a El Principito en la c√©lebre novela de Antoine de Saint Exup√©ry-, al menos de la opini√≥n p√ļblica enfrascada en la campa√Īa electoral. Tampoco contribuye a visualizarlos la distancia con los grandes centros urbanos, ni el excesivo tecnicismo y fragmentaci√≥n de la informaci√≥n oficial para ponerlos en perspectiva.

Aunque mucha gente seguramente oy√≥ hablar de Vaca Muerta, pocos saben que la des√©rtica formaci√≥n neuquina ya representa el 18% de la producci√≥n total de petr√≥leo y el 41% de gas natural. En mayo (√ļltimo dato disponible), la extracci√≥n no convencional de crudo ( shale oil), con YPF a la cabeza, aument√≥ casi 53% interanual (a 14.600 metros c√ļbicos diarios), con lo cual contrarrest√≥ el retroceso de -2,7% que hubo en la convencional (65.700 m3) y elev√≥ la producci√≥n total en 4,2% interanual, tras acumular 15 meses de crecimiento ininterrumpido.

En gas natural, a su vez, laproducci√≥n creci√≥ 7,6% interanual y con 137 millones de m3/diarios result√≥ la m√°s alta desde 2009. De ese total, 57 millones corresponden a la extracci√≥n no convencional ( shale y tight gas), que subi√≥ 33,3% interanual; en especial por el aporte de un tercio de ese volumen del yacimiento Fort√≠n de Piedra, de Tecpetrol, pese al recorte de incentivos fiscales que llev√≥ a la compa√Ī√≠a a plantear un juicio contra el Estado. En cambio, la producci√≥n convencional se redujo -5,3% (a 79,9 millones).

Con estos resultados, en los √ļltimos 12 meses la extracci√≥n total de crudo acumula una suba de 3,2% y la de gas, de 5,7%. Aqu√≠, la gravitaci√≥n de Vaca Muerta -donde 7 √°reas ya se encuentran en etapa de desarrollo masivo, con 544 fracturas mensuales- puede advertirse en incrementos interanuales de 53,6% y 40,7%, respectivamente. En cambio, los yacimientos convencionales registraron declinaciones de -2,8% en petr√≥leo y de -8,9% en gas natural, seg√ļn la misma variaci√≥n m√≥vil que calcula el Instituto General Mosconi.

Otro cambio relevante, como efecto de esas mejoras, es que la balanza comercial energ√©tica registr√≥ en los primeros cinco meses de este a√Īo un super√°vit de US$51 millones. No tanto por el monto sino porque, por primera vez en diez a√Īos, marca el punto de inflexi√≥n de una tendencia que afect√≥ seriamente las cuentas externas. Aunque la Secretar√≠a de Energ√≠a proyecta un resultado cercano al equilibrio para 2019, no deja de ser un avance si se tiene en cuenta que entre 2006 y 2013 la Argentina pas√≥ de un super√°vit comercial energ√©tico de US$6100 millones a un d√©ficit de US$6900 millones (o sea, una diferencia total de US$13.000 millones) y que incluso en 2018 el rojo fue de US$2300 millones. Una de las razones es que, si bien la actual producci√≥n de gas genera excedentes exportables (a Chile y otros pa√≠ses vecinos) en ocho de los doce meses del a√Īo, en los restantes la Argentina debe importar el equivalente de 30% del mayor consumo dom√©stico invernal.

En la reciente “Experiencia IDEA Vaca Muerta”, hecha en junio en Neuqu√©n, el presidente de Tecpetrol, Carlos Ormachea, aport√≥ varios datos adicionales para dimensionar la magnitud de esta transformaci√≥n. Por ejemplo, explic√≥ que si no existiera el gas nuevo de VM, el pa√≠s deber√≠a importar combustibles por US$3600 millones y que, al reemplazar una parte, se genera un ahorro de divisas de US$2300 millones anuales. A la vez, el sector industrial privado captura una baja de US$700 millones en el costo de la energ√≠a, en tanto que el Estado nacional y las provincias se reparten un ahorro fiscal neto de US$1600 millones (incluyendo los subsidios de precios previstos hasta 2021), por las menores importaciones de combustibles para generaci√≥n el√©ctrica, que tambi√©n est√° subsidiada.

Para posibilitar la salida de una mayor producci√≥n de gas de VM hacia las centrales termoel√©ctricas del Litoral, el Gobierno acaba de presentar el pliego de la licitaci√≥n nacional e internacional para adjudicar la licencia de la futura Transportadora de Gas del Centro (TGC). Esta compa√Ī√≠a -de la que podr√≠an participar las actuales TGN y TGS- deber√° dise√Īar, construir y operar el futuro gasoducto troncal cuyo primer tramo unir√° la cuenca neuquina con Salliquel√≥ y el segundo con San Nicol√°s (ambas en la provincia de Buenos Aires) con una inversi√≥n total cercana a US$2000 millones. Otros gasoductos similares tambi√©n ser√°n necesarios en el futuro para exportar gas natural licuado (GNL) en gran escala cuando se complete el autoabastecimiento. Por caso, YPF estudia la factibilidad de instalar una planta de licuefacci√≥n en la zona del puerto de Bah√≠a Blanca.

Paralelamente, la Argentina ya dej√≥ de importar crudo liviano a ra√≠z del aumento en la extracci√≥n de esta variedad en los yacimientos de VM que, con precios desregulados en d√≥lares, podr√≠a exportar incipiente en los pr√≥ximos meses. Y, para abrir un nuevo frente productivo, el Gobierno abri√≥ hace tres meses un concurso p√ļblico internacional donde recibi√≥ un total de 13 ofertas por casi US$1000 millones para la exploraci√≥n costa afuera ( off shore) de hidrocarburos en tres cuencas mar√≠timas de la plataforma continental. Hace m√°s de 20 a√Īos que no hab√≠a inversiones en off shore, pese a que N√©stor Kirchner cre√≥ con ese objetivo la empresa estatal Enarsa, que termin√≥ dedicada a importar GNL con sobreprecios y armar sospechosos negocios con Venezuela, que incluyeron el malet√≠n de Antonini Wilson.

En este contexto, resulta llamativo que el candidato kirchnerista Alberto Fernandez haya afirmado semanas atr√°s, en una visita proselitista a Necochea, que el gobierno de Mauricio Macri “se enamor√≥ de Vaca Muerta y descuid√≥ la producci√≥n convencional, pero un d√≠a se va a terminar”. Si hubiera escuchado al economista Ricardo Arriazu en el encuentro de IDEA en Neuqu√©n, se habr√≠a enterado de que la actual explotaci√≥n de VM abarca solo el 4% de su superficie, que “a este ritmo habr√≠a reservas para 150 a√Īos y no sabemos si entonces realmente va a haber necesidad de hidrocaburos”.

Tambi√©n Fern√°ndez abog√≥ por un mayor desarrollo de las energ√≠as renovables, lo cual implica desconocer que en 2015, hacia el final del mandato de Cristina Kirchner, el Congreso sancion√≥ por unanimidad la ley de fomento de esas fuentes. Con 2056 MW de potencia instalada en operaci√≥n (principalmente e√≥lica y solar), actualmente representan el 4,8% de la matriz de generaci√≥n el√©ctrica, frente al √≠nfimo 0,5% de 2011, pero a√ļn lejos del objetivo de 12% planteado por ese r√©gimen para este a√Īo. Durante la gesti√≥n de Macri, en sucesivas rondas, fueron adjudicados 143 proyectos con una capacidad instalada de 6260 MW. De ese total, la publicaci√≥n Carta Energ√©tica estima que 4800 MW est√°n en construcci√≥n y pr√≥ximamente entrar√°n en operaci√≥n, con lo cual la participaci√≥n de ER llegar√° a 8% en 2019 y a 12% en 2020. A ellos se agreg√≥ este mes otra ronda con la presentaci√≥n de 52 proyectos que suman 323 MW, a√ļn pendientes de adjudicaci√≥n.

Al igual que lo que ocurre con la mayor producci√≥n de gas natural y la necesidad de nuevos gasoductos, el desarrollo de estas nuevas centrales de energ√≠a e√≥lica, solar, biomasa, biog√°s y peque√Īos proyectos hidroel√©ctricos en numerosas provincias, tiene como limitante la ampliaci√≥n de la capacidad de transporte e interconexi√≥n al sistema nacional, lo cual requiere de mayores inversiones p√ļblicas y privadas.

Estas y otras cuestiones llevaron al gr upo de exsecretarios de Energía a elaborar un documento con propuestas para el próximo gobierno, entre las cuales incluyen el fin de los subsidios a la oferta energética y la normalización pendiente de los mercados mayoristas de gas y electricidad. En el trabajo admiten que, si bien la crisis energética ha sido superada en su fase más aguda, la transición hacia a un sistema energético sustentable y competitivo requerirá de una política de Estado explícita, acordada con una mayoría legislativa que asegure la continuidad de reglas y la elaboración de un plan estratégico de largo plazo en consulta previa con la industria y especialistas a través de la web, con actualizaciones periódicas mediante el mismo esquema. Como broche, proponen la creación de fondos contra-cíclicos para evitar que apreciaciones cambiarias de corto plazo perjudiquen la estrategia de generar valor agregado exportable.

nestorscibona@gmail.com

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!