«Cámbiame. No quiero jugar contra ellos, son débiles»

Los Golden State Warriors se impusieron anoche con contuncencia a los Washington Wizards (144-122) en un partido en el que Stephen Curry fue la principal figura gracias a sus 51 puntos. Sin embargo, otra de las estrellas del equipo californiano, Kevin Durant, pese a sus 30 puntos, fue protagonista tras ser captado por las cámaras despreciando a sus rivales. «Cámbiame. No quiero jugar contra ellos. Son débiles». Estas palabraas están siendo muy criticadas en la NBA.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!