Calerito, herido grave en la Feria de San Miguel

Andrés Amorós

La cornada en la axila izquierda a Calerito, de pron√≥stico grave, es la nota triste de la novillada que abre la Feria de San Miguel. Las reses de Villamarta sacan dificultades. Rafael Gonz√°lez aprovecha el √ļnico bueno pero prolonga la faena: petici√≥n de oreja y vuelta al ruedo. Despu√©s del pase√≠llo se guarda un minuto de silencio por Andr√©s Luque Gago, gran torero de plata, sevillan√≠simo, excelente persona.

El primer novillo de Villamarta es claramente manso y huido. Lo l√≥gico ser√≠a sujetarlo pero la actual moda le lleva a hincarse de rodillas‚Ķ y el toro sale huyendo. Cuando le baja la mano y lo somete, logra muletazos de m√©rito y agarra una buena estocada. El cuarto derriba en el primer puyazo, saca buena clase y el diestro logra una serie de muletazos llevando la muleta ¬ęmuy rastrera¬Ľ (como dec√≠a Anto√Īete), que suscitan los primeros ol√©s rotundos de la tarde. El remate mirando al tendido desdice del anterior clasicismo.. Mata bien. Por alargar la faena, suena un aviso y pierde el trofeo pero da la vuelta el ruedo.

El sevillano Calerito (el mismo apodo de aquel valiente matador cordobés) apunta cualidades pero todavía ha toreado poco. En el segundo, que pega derrotes, se queda muy quieto, jugándose la voltereta, y se vuelca, con la espada. Va a portagayola en el quinto, que saca genio, pega cabezazos, huye a tablas. Calerito se entrega. La cornada se veía venir y llega: es de pronóstico grave. Ha mostrado que quiere ser torero pero ha de mejorar el oficio. Con el novillo a la defensiva, Rafael González mata mal.

El salmantino Antonio Grande intenta hacer el toreo cl√°sico. El tercer novillo blandea pero saca nobleza. Grande maneja con facilidad capote y muleta, muestra temple y buen concepto aunque la flojera del novillo enfr√≠e al p√ļblico. Logra una gran estocada. El sexto prueba, huye, protesta. A pesar de eso, le saca algunos muletazos.

Los tres jóvenes acusan lógicas carencias; lo malo es cuando se apuntan a modas actuales, en vez de seguir el camino del clasicismo. Curiosamente, los tres han logrado algunas buenas estocadas: una prueba clara de que, para matar bien, lo primero es… querer hacerlo de verdad. Muchos matadores más expertos deberían recordarlo

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!