Buscan opciones para sostener el turismo en Villa La Angostura

Los turistas llegan y se van en catamaranes Crédito: Marcelo Martínez

El gobierno neuquino invertirá $73 millones para mejorar el acceso por Villa Traful

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- El Estado neuquino y prestadores privados buscan alternativas de conexión por agua para sostener la presencia de turistas en Villa La Angostura, donde ya comenzó a sentirse la merma de visitas por las complicaciones que persisten para llegar vía terrestre. Los trabajos en la zona del derrumbe de la ruta nacional 40 comenzarían mañana, pero demorarán al menos 20 días. El Camino de los Siete Lagos volvió ayer a las 18 a quedar cerrado al tránsito para todo tipo de vehículos por “cuestiones de seguridad” ante la previsión de nevadas.

El gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez -y su gabinete- se instaló ayer en la ciudad para tratar la emergencia y “fortalecer el plan de recuperación”. Luego de una reunión con las autoridades locales, anunció una inversión de $73 millones en maquinarias y, entre otras obras, el mejoramiento del acceso por Villa Traful hoy transitable solo para vehículos con buena tracción por su delicado estado con el objetivo de mejorar el acceso terrestre.

Además, adelantó que habría un 50% de descuento en las facturas de luz por un mes para los usuarios y diferentes líneas de créditos para paliar la situación. Afirmó que permanecerá en Villa La Angostura “el tiempo que sea necesario”.

Los catamaranes gratuitos ofrecidos por la municipalidad para conectar con San Carlos de Bariloche decidieron modificar desde ayer el recorrido para acortar los tiempos de viaje. En lugar de llegar a Puerto Pañuelo, uno de ellos comenzó a operar desde Bahía Manzano hasta Brazo Huemul, pasando la zona del derrumbe sobre la ruta 40, y desde allí se conecta con un transfer directo al aeropuerto por un costo de $500 por persona. El objetivo es además incrementar la capacidad de transporte diario de 328 a 640 personas.

Desde ayer también funciona como alternativa para quienes deseen disfrutar el día en Villa La Angostura, una excursión lacustre de la empresa Turisur que parte a las 9 de Bariloche y vuelve cerca de las 19. Se trata de una iniciativa de la empresa privada en conjunto con la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo de Bariloche. Tiene un costo de $1800 por persona, similar al paseo de Isla Victoria o Puerto Blest que cuestan $1960, y con capacidad para 200 personas. Ayer solo viajaron 35 pasajeros, y para hoy se habían reservado apenas 15 lugares.

“El objetivo es llevar gente a pasar el día y que no se pierda tanto turismo, se está probando y cuesta un poco venderlo porque es un producto nuevo, veremos cómo evoluciona en los próximos días, quizá cancelamos un día y tratamos de sumar más gente para el jueves”, dijo a la nacion Ezequiel Barberis, titular de esa asociación. Las complicaciones para llegar y el costo -que vía terrestre era mucho más económico para un paseo diario- generan que el turismo decida quedarse en Bariloche o hacer otra excursión.

Prestadores turísticos sostienen que hay grupos de turistas que si bien tienen reservas en lujosos hoteles de la villa, prefieren quedarse más días en Bariloche “por la tranquilidad” y el temor a tener que permanecer allá. En cuanto a los servicios en la villa ya están prácticamente normalizados, según la información brindada por el Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN). Hasta ayer habían restablecido el servicio al 91,8% de los usuarios.

Expectativas para agosto

Eugenio Triay, propietario de Mirador Social Club, en las afueras de la ciudad sobre la ruta 40, logró después de seis días tener luz, agua y el camino accesible para reabrir sus puertas. “Nuestras expectativas son muy buenas, reprogramamos mucha gente para agosto y, en lo particular, los turistas que tenía acá los reubiqué en el centro”, indicó. Consultado sobre el abastecimiento de productos en la ciudad, admitió que no hay variedad”, pero “lo que se necesita está”.

Por su parte, Aldana Vanesa Campos, dueña de la Casa de Té Margaritas, uno de los clásicos de la ciudad, admitió que no tienen la cantidad de turistas que esperaban. “Surgieron muchas avivadas en estos días, muchos precios que subieron, y entonces la gente está más cauta para salir a tomar algo por si se tiene que quedar dos o tres días más”, concluyó.

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!