Buceadores de la Armada inspeccionan ya el casco del cazaminas «Turia», encallado en La Manga

La Armada Española ha comenzado con los trabajos de extracción del combustible (30 toneladas) que aún se encuentra a bordo del cazaminas Turia, el buque militar que encalló ayer un «lecho pedroso», informan las fuentes consultadas por ABC.

La mejoría de las condiciones de viento y mar han posibilitado el inicio de esa operación. Asimismo, se ha conseguido estabilizar la situación del buque y buceadores de la Armada verifican ya los daños causados en la fibra de vidrio del casco.

Ayer, la Armada Española ya informó de que «una vía de agua provocó la inundación de varios compartimentos» tras toparse con el «lecho rocoso» y quedar encallado. No obstante, en la tarde el jefe de Estado Mayor de la Fuerza de Acción Marítima, Juan Bautista Pérez, informó en rueda de prensa que «la situación más crítica se había superado» y, por tanto, no se temía por mayores daños o posible hundimiento.

El operativo se centra en evitar «más riesgos innecesarios» y que los «daños vayan a más». Por ello no se contempló ayer la opción de remolcar el buque hacia otra posición, algo que podría incrementar la vía de agua.

Ahora, y tras la evaluación de los buzos, la Armada evaluará qué opción es la más efectiva para trasladar el buque a puerto.

Por su parte, los cazaminas «Sella» y «Tambre» se han reincorporado a las labores de localización y recuperación de los restos del avión C-101 siniestrado el pasado lunes.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!