Brasil cierra filas con Trump y con Israel al trasladar su embajada a Jerusalén

Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil, ha dado otro argumento a quienes lo consideran como el ¬ęTrump sudamericano¬Ľ al anunciar que su pa√≠s trasladar√° su embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusal√©n, tal como hace meses hizo el Gobierno norteamericano. La hist√≥rica decisi√≥n ha sido publicitada en Washington por el hijo del nuevo mandatario, Jair Volsonaro -diputado federal por R√≠o de Janeiro-, tras mantener un encuentro con Jared Kushner, yerno y asesor para Oriente Pr√≥ximo del presidente Trump.

El anuncio ha sido recibido con alborozo en Israel y con consternaci√≥n en el mundo √°rabe. Brasil se convierte en elprimer gran pa√≠s en respaldar la reivindicaci√≥n israel√≠ sobre Jerusal√©n-como capital √ļnica e indivisa de su Estado-, despu√©s de la decisi√≥n de Donald Trump, anunciada hace un a√Īo. Tras el traslado de la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusal√©n, materializada en mayo, siguieron su ejemplo un pu√Īado de pa√≠ses peque√Īos; Guatemala imit√≥ el traslado dos d√≠as despu√©s, y Paraguay, Honduras, Rep√ļblica Checa y Ruman√≠a anunciaron que podr√≠an hacerlo en breve.

El movimiento de Bolsonaro -que asumir√° la Presidencia de Brasil el pr√≥ximo 1 de enero- agrieta a√ļn m√°s el consenso internacional en torno a Jerusal√©n, que los palestinos tambi√©n reivindican como capital de su futuro Estado. El hecho de que, hasta hace poco, todas las embajadas estuvieran localizadas en Tel Aviv obedece al pacto -respaldado por la ONU- de que el estatus de Jerusal√©n debe decidirse solo en el marco de un di√°logo de paz entre israel√≠es y palestinos.

A las reivindicaciones pol√≠ticas palestinas -adem√°s de que Jerusal√©n Este es, de hecho, una poblaci√≥n exclusivamente √°rabe- se suma la cuesti√≥n del car√°cter ¬ęsagrado¬Ľ de la ciudad, capital de las tres grandes religiones monote√≠stas: cristiana, jud√≠a y musulmana. Cuando en 1947 Naciones Unidas aprob√≥ la partici√≥n de Palestina en dos Estados, uno jud√≠o y otro √°rabe, estaba ya en la mente de todos el car√°cter de Jerusal√©n como ¬ęciudad internacional¬Ľ, con un estatus especial que protegiera los derechos -y propiedades- de las tres religiones. Las guerras que siguieron, y la conquista militar de toda la ciudad por parte de Israel en 1967 trastocaron el equilibrio de poderes sobre el terreno, pero no la cuesti√≥n de principios, que hasta ahora -salvo para el Estado hebreo- se manten√≠a inalterable.

Las decisiones de Trump, hace un a√Īo, y ahora de Bolsonaro demuestran hasta qu√© punto ha encallado el viejo proceso de paz de Oriente Pr√≥ximo, ensombrecido por los conflictos regionales surgidos con la mal llamada Primavera √Ārabe. Tras los acuerdos de Oslo de 1993, Arafat perdi√≥ la oportunidad de concluir la constituci√≥n de un Estado palestino, hoy m√°s alejado probablemente que nunca de un final feliz r√°pido.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!