Borges, entre la trascendencia y el agnosticismo

Kodama, la anfitriona del encuentro Fuente: Archivo

Para conmemorar los 120 años de su nacimiento, hubo mesas de discusión

Fue una inauguración íntima y sencilla, en la que lo importante no era tanto el protocolo, sino darles la palabra a quienes investigan la obra de Jorge Luis Borges. María Kodama dio ayer al mediodía la bienvenida a las Jornadas Borges 120 y enseguida habló Fernando Flores Maio, de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges, en cuya sede se hizo el acto.

Flores Maio recordó que estos encuentros se remontan al encuentro que, en 2013, Kodama tuvo con el papa Francisco en Roma y que, un año más tarde, derivó en las discusiones del Atrio de los Gentiles, parte del Foro Ecuménico Social. Tanto entonces como ahora el tema era, recordó Flores Maio, “Borges, agnosticismo y misticismo” o, en otras palabras, “Borges teólogo”, distintas maneras de pensar la trascendencia. El encargado de coordinar estas actividades fue Lucas Adur, profesor de la UBA y especialista en Borges

En la carta que envió en 2014, Francisco había señalado ya que Borges constituye una “base propicia para el diálogo cultural y el intercambio de ideas… para entender al hombre y su apertura a la trascendencia”. Flores Maio, autor de La biblioteca de Borges (Paripé Books), señaló que entre la mayoría de los libros que el autor de Ficciones más consultaba estaban los de filósofos, teólogos y místicos. “También está la Biblia, en varias versiones -explicó-. Pero si bien Borges tiene un gran interés por la Biblia, es un interés literario. Y esto vale también para otros libros que encontramos en la biblioteca personal de él, referidos al I Ching, la mitología celta o los mitos griegos, o en otras de sus lecturas, que tienen que ver con el más allá o las religiones”.

Empezó después la primera de las mesas, que Adur definió como “exposiciones breves y dialogadas”. Abrió el fuego Alan Ojeda con “Borges y el poder del símbolo”. Tras decir que, a diferencia de la alegoría, el símbolo es “una cifra del misterio”, sobre Borges observó: “Nadie hace de la búsqueda un camino si no cree en la búsqueda”. Siguió Tomás Vernengo con el “Patetismo en dos cuentos de Borges”. Dos mesas después (una de las ellas, sobre Borges y la Biblia), Adur y el rabino Daniel Goldman hicieron un balance con el título: “Escrituras de Dios. Borges y las religiones”.

La actividades continuarán hoy, a las 10.30, en la Biblioteca Miguel Cané (Carlos Calvo 4319), con el taller “Viaje por los versos de T.S. Eliot”, a cargo de Vicente Llambias. A las 18, se proyectará la película El muerto, de Héctor Olivera, con presentación de Pablo De Vita. Y el lunes, la muestra “El atlas de Borges”, curada por Flores Maio, llegará a la Escuela Técnica de Villa Lugano.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!