Boeing se instalará en Rozas con una inversión de cuatro millones

El polo aeronáutico de Rozas añade un nuevo aliado internacional. A Indra y Babcock se sumará uno de los gigantes de la fabricación de aeronaves, el estadounidense Boeing. La compañía va a desarrollar en las instalaciones de Lugo una aplicación para regular el tráfico aéreo entre aviones tripulados y no tripulados. El proyecto supondrá una inversión de 10 millones de euros. La Xunta pondrá seis y los cuatro restantes correrán a cargo de Boeing.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, explicó hoy tras el Consello que el de Boeing será uno de los tres nuevos proyectos del polo de Rozas especializado en drones. En total supondrán una inversión público-privada de 14 millones de euros y permitirán crear 103 empleos de alta cualificación. El titular de la Xunta apuntó que, solo del proyecto de Boeing, dependerán 58 puestos de trabajo de alta cualificación. La intención, subraya la Xunta, es impulsar la participación de la industria gallega en este segmento tecnológico y atraer hacia la Comunidad grandes actores de la seguridad aérea. Según Feijóo, la llegada de Boeing servirá para desarrollar en Galicia una iniciativa que atiende a «un reto de futuro» que es necesario responder para que la industria de los drones pueda desplegar todo su potencial.

La segunda adjudicación desarrollará una solución para reforzar la seguridad marítima de la flota pesquera gallega y el seguimiento y control de su actividad mediante un sistema de monitorización continua. Su presupuesto ronda los 1,5 millones de euros y del proyecto se encargará un consorcio formado por tres empresas: UTE Imatia Innovación S. L., Cartogalicia S. L. e Industria Ferri S.A.

La tercera adjudicación desarrollará una iniciativa que permitirá dotar a los organismos de la Administración gallega responsables del control de las distintas masas de agua de un servicio mejorado de muestreo y recogida de datos basado en las nuevas tecnologías y en el uso de vehículos autónomos aéreos y acuáticos. Mediante este proyecto se pretende abaratar los costes, mejorar la periodicidad en la toma de muestras e incrementar la posibilidad de realizar este tipo de actividades en las aguas marítimas en condiciones meteorológicas adversas. Esta iniciativa fue adjudicada por 2,45 millones de euros a un consorcio formado por las empresas Adantia, Indra Sistemas y Sixtema.

El presidente de la Xunta subrayó que de todas las empresas participantes «siete de cada diez son gallegas». «Son buenas noticias para el sector» ya que los «objetivos del polo de Rozas se están cumpliendo satisfactoriamente», zanjó Feijóo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!