Boca-Liga de Quito: el xeneize sufrió con las lesiones de Salvio y Ábila antes del superclásico

Wanchope Ábila sintió una molestia en un pique y pidió el cambio enseguida Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro Alfieri

Boca perdió. Sí, no hay ningún error más allá de que, en realidad y como se esperaba, el conjunto de Gustavo Alfaro selló la clasificación a semifinales de la Copa Libertadores. Sin embargo, la jugada arriesgada de poner la artillería pesada a la carga de un partido ante Liga de Quito que no corría grandes riesgos, pero que el técnico no quiso subestimar, terminó saliendo mal. Sufrió dos bajas sensibles que muy probablemente se pierdan el superclásico del domingo ante River por la Superliga.

Seguramente en la mañana del jueves se efectúen los estudios correspondientes para confirmar las respectivas lesiones. Aunque no hay un gran optimismo y en la cabeza de Alfaro ya empiezan a circular las variantes para sentir lo menos posible esas ausencias a la hora de visitar el Monumental, en un partido siempre especial y con las responsabilidades de llevarse los tres puntos. Porque se tratan de dos apellidos pilares en la estructura: Eduardo Salvio y Ramón Ábila debieron dejar el campo de juego por molestias musculares que, en el xeneize, ya se imaginan que terminarán siendo desgarros, un diagnóstico que podría confirmarse el jueves por la mañana.

Si es así, al menos tienen el consuelo de que falta más de un mes para la primera semifinal, tiempo suficiente para recuperarse y retomar sus lugares. Pero duelen, el del domingo no es un encuentro más. La primera pálida para el entrenador fue a los 43 minutos del primer tiempo: el Toto se tocó el posterior izquierdo tras un esfuerzo y, luego, terminó tirándose al piso, consciente de que era imposible un mayor esfuerzo, y fue reemplazado por Sebastián Villa. Y como si eso fuera poco, a los 10 del complemento fue Wanchope el que se desligó de una maniobra individual en ataque por una fuerte inquietud en una de sus piernas por el que pidió el cambio automáticamente, con cara de resignado: en su lugar entró Franco Soldano, que seguramente ocupará ese vacío en Núñez.

La lesión de Ábila

Con respecto al reemplazo de Salvio, rápidamente se podía imaginar la utilización de Nicolás Capaldo por derecha y el ingreso de Daniele De Rossi al lado de Iván Marcone. Sin embargo, ahora todo es una incógnita: el juvenil de 20 años, uno de los mejores de Boca en el empate de anoche, también salió del cambio rengueando. Si bien no parece algo muscular como sus compañeros, es para tener en cuenta.

A eso hay que sumar que Alfaro tampoco contó ni contará con Mauro Zárate, otro de los titulares en ofensiva: su desgarro en el sóleo derecho que padeció en la altura de Quito la semana pasada le impide también poder jugar ante el rival de toda la vida.

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!