Blázquez se hará eco de sugerencias para evitar abusos sexuales en la Iglesia

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, se ha mostrado este viernes receptivo a las sugerencias que se le puedan hacer para evitar que se produzcan abusos sexuales en el seno de la iglesia, un asunto que se incluirá en la reunión del próximo febrero a la que el Papa les ha convocado.

A preguntas de los periodistas antes de inaugurar el curso académico 2018-2019 de la Universidad Pontificia de Salamanca (UPSA), el cardenal ha aludido al sacerdote de la Diócesis de Astorga, José Manuel Ramos Gordón, acusado de abusos sexuales cometidos hace treinta y cinco años en el Colegio Juan XXIII de Puebla de Sanabria (Zamora) y que ha sido suspendido durante diez años de su ministerio.

En este sentido y sobre las medidas que la Iglesia puede tomar para evitar ese tipo de situaciones, el cardenal ha emplazado a esperar a «la reunión del mes de febrero a la que el Papa ha convocado a los presidentes de las conferencias episcopales».

«Entre todos tenemos que pensar», ha reflexionado el cardenal ante ese problema, y se ha mostrado «receptivo» y dispuesto a «hacerse eco» de las sugerencias que le puedan hacer, incluidas las de los medios de comunicación.

En todo caso, Blázquez ha considerado que durante el procedimiento abierto al sacerdote de la Diócesis de Astorga, el obispo «ha actuado de una manera muy competente, sosegada y siempre en comunicación con la Santa Sede».

Asimismo, se ha remitido a la carta pastoral que ha publicado recientemente Blázquez «sobre la pederastia», en la que, entre otras cuestiones, rechazó por «falsa e injusta» la posible insinuación de que la pederastia «es exclusiva de sacerdotes» y de que los curas católicos «son pederastas», e invitado a superar esta lacra desde «sus reales dimensiones y proporciones».

En ese mismo texto, el prelado ha admitido la existencia de pecados por parte de sacerdotes «que también son delitos» y que ha tipificado en forma de «abusos sexuales, autoridad prepotente y poder abusivo sobre las conciencias» que «es necesario erradicar».

«Ha habido formas equivocadas de proceder de presbíteros y de obispos que unas veces han sido de encubrimiento y otras de pensar que la situación se resolvería cambiando al sacerdote de lugar o asegurándose el silencio con dinero», sostuvo en la referida pastoral.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!