Bernardo Montoya, detenido por el asesinato de Laura Luelmo, confiesa el crimen

Bernardo Montoya, de 50 años y con un largo historial delictivo a sus espaldas, ha reconocido ante la Guardia Civil que mató a la profesora Laura Luelmo, menos de 24 horas después de ser detenido por los agentes, según ha podido confirmar ABC de fuentes oficiales. El detenido, que fue trasladado esta madrugada a la Comandancia de Huelva, habría asegurado, según ha avanzado Antena 3: «Me preguntó por un supermercado y la mandé a una calle sin salida».

La UCO decidió arrestar al que era el sospechoso número uno cuando detectaron un movimiento extraño en las inmediaciones de El Campillo (Huelva), que hizo pensar en que Montoya intentara fugarse. El autor confeso había salido de prisión en octubre. En 2015 acabó de cumplir condena por asesinar de seis machetazos en el cuello a una anciana de 82 años en Cortegana.

El detenido ha contado que se encontró con Laura el pasado miércoles y esta le preguntó si sabía dónde había un supermercado y ha aportado más detalles del crimen. El informe preliminar de autopsia reveló que la víctima murió entre 48 y 72 horas después de su desaparición de un fuerte golpe en la frente producido con un objeto contundente.

Bernardo Montoya fue trasladado esta madrugada a dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva, donde ha sido interrogado por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO). Después de que fuera detenido ayer al mediodía, Bernardo Montoya pasó toda la tarde en el cuartel de la Guardia Civil de Valverde del Camino (Huelva), desde donde fue trasladado a dependencias de la Comandancia de Huelva pasada la media noche.

Este mediodía se cumplen 24 horas de la detención de Bernardo Montoya. El plazo legal en el que puede mantenerse en esta situación antes de pasar a disposición judicial es de 48 horas, aunque si el juez lo estima oportuno se puede prorrogar hasta las 72 horas.

El cuerpo de Laura Luelmo continúa en el Instituto Anatómico Forense de Huelva donde ayer se le practicó la autopsia, cuyo informe preliminar ha evidenciado que la joven murió por «un fuerte golpe» en la frente con objeto contundente, un palo o una piedra”, entre el 14 y el 15 de diciembre (desapareció el día 12).

Pese a la conclusión de la autopsia, el cadáver aún continúa en estas instalaciones, al parecer porque serán necesarias algunas pruebas complementarias y es preciso esperar unos resultados de ADN. La familia está a la espera de poder trasladar el cuerpo de la joven hasta su localidad natal en Zamora y darle sepultura.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!