Bartomeu no convence al PSG, pero se acerca a su pretensión

Conforme se acerca el cierre del mercado, fijado para el próximo 2 de septiembre, las prisas parecen acuciar a todas las partes para tratar de llegar a un acuerdo en el futuro de Neymar, empezando por el jugador, que el pasado lunes se reunió con Leonardo para transmitirle que solo quería ir al Barcelona. No se pronuncia públicamente, pero el paulista ha presionado de esta manera al director deportivo del PSG, que ayer recibió a una delegación del Barcelona compuesta por el CEO Óscar Grau, el directivo Javier Bordas, el secretario técnico Eric Abidal y André Cury, empleado del club para el mercado brasileño y enlace con la familia Neymar. «Aún no hay acuerdo pero estamos negociando, estamos más cerca», reconocía con cierto optimismo Bordas al término de la reunión.

Antes de la cumbre, los emisarios culés visitaron al padre del jugador para transmitirle la seriedad de sus intenciones. Posteriormente, se entrevistaron con el director deportivo del club francés, que estaba acompañado por Djamel Bouras, asesor y hombre de confianza del presidente Al Khelaifi, y el intermediario Pini Zahavi. Sobre la mesa, dos propuestas. La primera, de cesión con opción de compra en 2020 por 150 millones de euros que fue totalmente rechazada por el PSG. La segunda de 170 millones pero a pagar en dos plazos, el primero el próximo verano y el segundo en 2021. Esta opción se acercaba más a las pretensiones francesas, pero difería en la forma de pago, ya que el equipo galo quiere dinero para poder afrontar el fichaje de un sustituto del brasileño.

Operación sin trueques

La posibilidad de abaratar la operación incluyendo jugadores ya no es prioritaria. La salida de Coutinho rumbo al Bayern de Múnich, la negativa de Rakitic a entrar en cualquier trueque y la ausencia de recambio a Semedo acotan considerablemente esta posibilidad. No obstante, tampoco se ha descartado la opción de incluir a Dembélé. El PSG vería en el prometedor extremo un sustituto ideal para Neymar, y el Barcelona, descontento con su actitud, solventaría un problema de vestuario. Ahora la pelota está en el tejado del club francés, que debe consultar operaciones de tal magnitud con el propietario de la entidad, el emir Al Thani, que reside en Qatar, lo que ralentiza cualquier negociación. No obstante, el PSG se ha comprometido a dar una respuesta en las próximas horas y el Barcelona espera cerrar el traspaso antes del viernes.

Las opciones del Real Madrid parecen totalmente descartadas después del gesto de Neymar, aunque teniendo en cuenta que el objetivo principal del futbolista es marcharse de París, no puede desecharse una última maniobra de su padre, que aunque ha dado pistas públicas sobre el destino favorito del jugador, podría retomar conversaciones con el club blanco o la Juventus.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!